“De todos depende que los casos de covid sigan bajando en Buenaventura”: secretaria de salud distrital

Francy Esther Candelo Murillo, la Secretaria de Salud Distrital, explica por qué Buenaventura pasó de ser el primer municipio del Valle con más pacientes positivos del nuevo coronavirus, a un modelo nacional en el manejo de la pandemia. El 90% de lo pacientes se recuperaron. Entrevista exclusiva.

Por Jesús Agualimpia – Director de Pacífico Siglo XXI

Francy Eshter Cándelo Murillo, la Secretaria de Salud de Buenaventura, nació en el Distrito el 6 de octubre de 1981, en una familia donde la academia y la educación han sido la prioridad. Francy es hija de la ingeniera industrial Delcia Murillo y del ingeniero electrónico Jesús Antonio Cándelo.

“Mi madre es de Condoto, Chocó, mi padre es de Buenaventura. Por circunstancias de la vida quien me crio fue mi abuela,  Francisca Palomeque, conocida como la maestra ‘Pacha’, y tal vez  a todo ese legado se deban mis resultados académicos. Yo nací y crecí en el barrio Kennedy, estudié en el Liceo Femenino del Pacífico, donde me gradué con honores, fui la mejor  Icfes de 1998, y estudié en la Universidad de Caldas, una entidad pública, con una beca de comunidades negras. Soy médica egresada de esta institución”, cuenta Francy.

Una vez terminó sus estudios, regresó a Buenaventura para ejercer la medicina en Comfamar. Francy hacía parte del equipo de galenos del área de urgencias.  También ingresó al Hospital Departamental de Buenaventura, en la unidad renal, y en el Luis Ablanque de la Plata en el puesto de salud La Playita.

“Trabajé por mucho tiempo en el área de urgencias, posteriormente ingresé a Comfandi, donde fui incursionando en la parte administrativa. Realicé mi especialización en auditoría médica y también hice una especialización en salud pública y epidemiologia”, continúa Francy, cuyos conocimientos los pone ahora a disposición de uno de los retos más importantes de la ciudad en toda su historia: enfrentar el nuevo coronavirus como Secretaria de Salud en la alcaldía de Víctor Hugo Vidal. ¿Cómo ha logrado el éxito en el manejo de la pandemia?  Fue lo que intentamos averiguar en esta entrevista exclusiva con Pacífico Siglo XXI.

¿Cómo encontró a la Secretaría de Salud al asumir el cargo?

En varios aspectos se requería mayor organización. Cuando llegamos encontramos parte de la estructura de la Secretaría de Salud en  malas condiciones de higiene, sin servicios sanitarios.

Además, la información que nos suministraron durante el empalme no fue la mejor, había muchos vacíos. Cuando fuimos a mirar los archivos de gestión documental de la Secretaría encontramos unos documentos en una terraza, todos en bolsas negras, la organización de la ‘memoria’ de la Secretaría no era la mejor. De esa manera no se pudo dar una respuesta a unos requerimientos del Ministerio de Salud.  Era complicada la situación.

¿Qué gestión se hizo en este contexto?

Empezamos a organizar todos los trámites administrativos para acondicionar las instalaciones de la Secretaría de Salud, porque en la medida en que ordenamos la casa, se da una mejor respuesta. Otra gestión fue el personal. Encontramos una Secretaría de Salud sin personal.  En este momento el despacho funciona con 180 funcionarios para cumplir con sus procesos misionales en salud pública, prestación de servicios, participación social, emergencias y desastres y la parte administrativa. Nuestro objetivo es la excelencia en la atención para la satisfacción del usuario. Esa es la apuesta.

¿Cómo se distribuyen estos funcionarios?

De los 180 funcionarios con los que contamos, 26 son entre técnicos y los profesionales que están nombrados o en carrera administrativa en provisionalidad. Los otros 150 son contratistas. Más del 80% de los trabajadores son contratistas, por eso uno de nuestros objetivos  es la reestructuración administrativa y operativa de la Secretaría. Estamos en una edificación que no es propia, pagando un arriendo, venimos de una edificación que no era la mejor, entonces estamos trabajando para tener sede propia, tenemos un plan para ubicar la sede donde funcionan las instalaciones de malaria, porque ese es un terreno del Distrito. Ahí podemos estructurar la Secretaría de Salud como debe ser. La apuesta  es grande: reformar tanto administrativamente, como en la parte de infraestructura, el despacho.

Otro reto fue la pandemia de coronavirus. ¿Qué se hizo para enfrentar al covid?

Una vez declarada la pandemia por parte de la OMS el 30 de enero, se declaró la emergencia en salud pública. Nosotros hicimos un plan de acción, un plan de contingencia en el cual dividimos tres etapas.

La primera etapa la llamamos ‘preparación’. Consistía en capacitar a toda la población sobre qué era el nuevo coronavirus, cómo se transmitía. Aún no teníamos el primer contagio en Colombia, pero desde la Secretaría nos adelantamos al escenario más probable, que era la llegada del virus al país.

Salimos a las calles a decirle a la gente cómo debía cuidarse:  lavarse las manos, usar tapaboca, mantener una distancia de dos metros con el otro. La segunda etapa fue la de ‘atención’ o ‘contención’.  Sucedió en marzo, cuando entró el virus al país. En esta etapa fortalecimos los servicios de salud. La Administración Distrital proveyó unos recursos para el fortalecimiento de la infraestructura y fue cuando se crearon  las ‘salas covid’ en la ESE y se fortaleció el hospital San Agustín en la zona rural para la atención de la población.

También salimos a hacer pruebas, controles en los puntos de entrada de la ciudad como Loboguerrero, Cisneros, la Sociedad Portuaria, el aeropuerto. La tercera etapa, por último, es la de ‘mitigación’. Comenzó cuando tuvimos el primer caso de Covid–19  en el Distrito, el 4 de abril.  Fue un estudiante. Seguimos, de la mano del Alcalde Vidal y todo el personal de salud, trabajando para mitigar el impacto del virus en el Distrito.

¿Qué dificultades enfrentaron?

Cuando empezamos a tomar las pruebas, teníamos un gran limitante: no las procesábamos aquí, las teníamos que mandar al Instituto Nacional de Salud, en Bogotá, lo que retrasaba el proceso.

Algunas pruebas iban mal rotuladas. Era un problema de todo el país. O las pruebas no llegaban, entonces muchas  no se podían procesar. Pero el balance global es positivo. Hemos hecho alrededor de 8000 pruebas.

¿Cómo es el seguimiento de los casos positivos por parte de la Secretaría de Salud?

Una vez se detecta el caso positivo, las EPS hacen el cerco epidemiológico. Nuestra responsabilidad es colectiva (hacer pruebas masivas), y de las EPS individual.

¿En Buenaventura tenemos rebrote?

No, en Buenaventura aún no, pero en otras partes del mundo y en algunas ciudades de Colombia volvieron a aumentar los casos positivos. Ese rebrote depende del comportamiento y cómo nosotros asumamos el contagio por Covid-19.

Esto tiene que enseñarnos que nuestra forma de vida y de relacionarnos tiene que cambiar. De todos los bonaverenses depende que los casos positivos no crezcan en la ciudad. Aunque hago un llamado al Gobierno Nacional y Departamental: en Buenaventura no tenemos agua potable  y esto  agudiza el problema del virus.

¿Cómo está la ciudad hoy frente al Covid-19 en términos estadísticos?

A partir de todas las estrategias que se tomaron desde la Administración Distrital se logró que el impacto del covid en la ciudad fuera menor.

En el distrito hemos reportado hasta este 7 de diciembre 2930 casos de covid-19, estamos hablando de un porcentaje de la población muy bajo con respecto a Colombia.

En el Valle del Cauca éramos el primer municipio con más casos por números de habitantes, hoy somos el tercero con población con más contagio. De esos 2930 casos que tenemos, 2678 se recuperaron, más del 90% de los casos. El porcentaje de pacientes que han requerido hospitalización ya sea en sala general o en UCI, ha sido menor del 10%.

¿Cuántas fueron las UCI que se instalaron en Buenaventura?

Cuando nosotros llegamos a esta administración, el Distrito tenía capacidad en UCI de solo 10 camas, que están en la clínica privada. Hoy tenemos 55 camas UCI en el Distrito de Buenaventura, de esas 55, 33 se asignaron para covid, 13 en el hospital y 20 en la clínica Santa Sofía, las otras 22 camas son para no covid, 10 en la clínica y 12 en la nueva sala  UCI del hospital Luis Ablanque de la Plata.

¿Cuánta gente ha muerto de covid?

Hoy tenemos 186 muertos por covid en Buenaventura. Algunos murieron en la ciudad, otros en Cali, Buga, Tuluá. Debemos seguir cuidándonos, insisto, sobre todo en las fiestas de diciembre. Se debe celebrar con responsabilidad.

¿A partir de ahora, qué sigue en el plan?

El proceso de la etapa de mitigación, seguir bajando los casos de contagio, ojalá llevarlos a cero, y a partir de ahí trabajar en las secuelas que nos dejaron esos casos, eso es lo que sigue en el marco de Covid -19. Para no sumar más casos estamos implementando una estrategia con el Ministerio de Salud, consiste en hacer muchas pruebas rápidas, que toda persona que tenga síntomas acuda a los servicios de salud y descarte si tiene o no covid para hacer el cerco epidemiológico.

Pasando a otros temas, ¿cuál es la mayor deficiencia en salud que tiene Buenaventura?

Entre las mayores deficiencias está la infraestructura en salud, porque a pesar de que hemos avanzado en capacidad instalada, solamente hemos intervenido 6 de los 23 puestos de salud que tenemos.

También hay una gran deficiencia en talento humano en salud. En Buenaventura tenemos 0.4 médicos por cada mil habitantes, no llegamos a un médico por mil habitantes, y eso debe cambiar pronto. Otra deficiencia que tenemos en salud es la parte cultural, no tenemos conciencia sobre la importancia de la prevención, del ejercicio, de la alimentación saludable, de los hábitos saludables.

Entre las principales enfermedades que padecemos, la primera es la hipertensión arterial, después la diabetes, las enfermedades transmitidas por vectores, la malaria y el dengue son prevalentes en nuestro territorio. Igualmente, la enfermedad diarreica aguda, y esto tiene mucho que ver con la potabilización del agua y las medidas de higiene.

En cuanto a la infección respiratoria aguda, tiene que ver mucho con nuestros cambios de clima. Esas son las principales enfermedades en Buenaventura, y por eso la prevención y los hábitos saludables son fundamentales para prevenirlas. Se debe generar esa conciencia del autocuidado. Y seguir las medidas de bioseguridad para reducir el riesgo de contagio por covid.

Para finalizar, ¿cuáles son las medidas para fin de año con respecto a la pandemia?

Evitar aglomeraciones, el cierre de sitios donde se acumule mucho personal y no cumplan la norma. Todo lo que haga mayor propagación del virus lo vamos a evitar. También vamos a continuar con el fortalecimiento de los servicios de salud y la cultura ciudadana, que la comunidad acuda a los servicios de salud si presenta cualquier síntoma, queremos llevar ese servicio de salud implementando un cronograma de estrategias de intervención en las comunas.

Así se combate el Coronavirus en Buenaventura

Ante el incremento de casos positivos de Covid-19 en la ciudad, el director de la Oficina de Atención y Prevención de Desastres, Arbintong López Potes, anunció que se hará un proceso de limpieza y desinfección en toda la ciudad.

“Si vemos el mapa hay 15 casos y nueve son de la comuna 8, por eso vamos a iniciar en esta comuna un proceso de limpieza y desinfección, pero además de esto, queremos invitar a toda la comunidad a que hagamos una limpiatón de toda la ciudad, donde cada uno limpie su casa y su calle para desinfectar la ciudad”, expresó el funcionario.

Dijo el directivo López Potes, que junto a los Bomberos, la Sociedad de Acueducto y Alcantarillado de Buenaventura y la empresa de aseo Buenaventura Medio Ambiente, han realizado limpieza y desinfección de varios puntos de la ciudad que son de obligatorio tránsito de personas.

“No podemos quedarnos quietos, este virus va escalando y nosotros también debemos ir subiendo la capacidad de respuesta y ya iniciamos donde se presentan aglutinamientos y pasaremos a la comuna ocho, luego a realizar la limpiatón para desinfectar todo Buenaventura”, explicó.

Colombia llegó a 100 muertes por Covid-19

El Ministerio de Salud confirmó este sábado 10 de abril 236 nuevos casos de contagios por  Covid-19 en Colombia, con lo cual la cifra de personas con la enfermedad en el país asciende a las 2709.

En las últimas 24 horas también se confirmó la muerte de 20 personas a causa de este virus, lo que lleva el total de 100 muertes. La buena noticia que entregó el Ministerio es que ya se han recuperado 214 personas.

Los nuevos casos de Covid-19 se dieron en Valle (61), Bogotá (44), Cundinamarca (21), Santa Marta (14), Cesar (12), Huila (10), Caldas (8), Cartagena (8), Antioquia (7), Nariño (7), Santander (6), Córdoba (6), Risaralda (6), Barranquilla (5), Meta (5), Boyacá (4), Quindío (3), Casanare (2), Tolima (2), Chocó (1), Magdalena (1), Huila (1), San Andrés (1) y Norte de Santander (1).

Los fallecidos este sábado tenían enfermedades previas como tabaquismo, diabetes, hipertensión arterial, arritmia supraventricular e hipotiroidismo.

De los 2709 casos de contagios en Colombia, 1.365 son hombres y 1.344 mujeres. Así mismo, la autoridad en salud notificó que 1126 casos fueron importados, 828 relacionados y 755 están en estudio para poder identificar la línea de contagio. La mayoría de estos están en el rango de los 30 a 39 años.

Casos reportados a la fecha

Bogotá: 1.164                              Valle: 479

Antioquia: 253                           Atlántico: 84

Cundinamarca: 105                  Bolívar: 117

Risaralda: 58                              Huila: 52

Norte de Santander: 41            Quindío: 47

Cesar: 32                                     Caldas: 33

Tolima: 23                                   Meta: 21

Santander: 27                             Cauca: 19

Boyacá: 31                                   Magdalena: 57

Nariño: 38                                  Córdoba: 13

Casanare: 7                                 San Andrés y Providencia: 5

Sucre: 1                                        La Guajira: 1

Chocó: 1

“En Quibdó hay muchas incidencias de genes para la predisposición a diabetes tipo 2”

Se entregaron los primeros resultados de ChocoGen, el proyecto de la Universidad Tecnológica del Chocó, la Libre de Cali y el Instituto de Tecnología de Georgia, cuyo objetivo es estudiar la información genómica de los chocoanos para saber su predisposición genética a enfermedades. Hablamos en exclusiva con tres de los investigadores: Miguel Medina, King Jordan y Leonardo Mariño.

Por Jesús Agualimpia – Director de Pacífico Siglo XXI

ChocoGen es un proyecto colaborativo internacional que tiene como objetivo descubrir y caracterizar la herencia genética de los habitantes del Chocó. Es decir: conocer la ancestría de los chocoanos. Saber qué tanto de africanos o de europeos tienen en sus genes, y además investigar su predisposición a enfermedades hereditarias.

Pues bien, los primeros resultados de este estudio ya están disponibles y arrojan datos relevadores: como que en Quibdó hay muchas incidencias de genes para la predisposición a la diabetes tipo 2, comparando los datos con ciudades como Medellín.

Sin embargo hay un aspecto curioso: a pesar de que en Quibdó hay más genes con esta incidencia,  en Antioquia se expresa más la diabetes tipo 2. Aquello, dicen los expertos, obedece al medio ambiente. “Nos hemos dado cuenta que la alimentación de la gente de  Quibdó puede prevenir la expresión de algunos genes que llevan a ciertas enfermedades específicas,  como el caso de la diabetes”.

En otras palabras, los resultados de ChocoGen pueden ser de gran ayuda para que los afrocolombianos, dependiendo de la composición genética, tomemos acción para evitar posibles complicaciones que literalmente corren por nuestra sangre.

De todo ello Pacífico Siglo XXI conversó con tres de los investigadores de ChcoGen: Miguel Medina, King Jodan y Leonardo Mariño.

¿Cómo surgió el proyecto Chocogen?

King Jordan:

ChocoGen fue una idea que nació en Cali en el año 2014 en un seminario de temas sobre genoma humano realizado en la Universidad del Valle. En ese seminario nos conocimos los investigadores King Jordan, del Instituto Tecnológico de Georgia,  y Leonardo Mariño, del Centro Nacional de Información en Biotecnología de Estados Unidos, con Miguel Medina, de la Universidad Tecnológica del Chocó.

Llegamos a la conclusión de que se han hecho pocos estudios de la genética de la población afrocolombiana. Y ante esta situación arrancamos nosotros. El proyecto inició con 100 muestras de donantes y a la fecha ya estamos terminando la primera etapa en la que entre otras cosas hacemos un análisis de la ancestría de la población afrocolombiana, no solo  el nivel de porcentaje europeo, africano e indígena que tiene la población, si no que también investigamos de qué parte de África, Europa y las Américas vinieron los ancestros del Chocó.

Durante un curso de bioinformática que dicté en la Universidad Tecnológica del Chocó en 2016  se presentaron los resultados obtenidos y sus implicaciones.  Actualmente hemos iniciado con la segunda fase del proyecto y tiene que  ver con la relación de la ancestría y los determinantes de salud y enfermedades en la población.

¿Cuál es el objetivo de determinar la ancestría de la población afro?

Leonardo Mariño:

Específicamente nosotros estamos interesados no solo en mirar la ancestría sino también analizar efectos de salud.  Cada persona tiene un componente genético propio y esos  componentes determinan en cierta  medida las predisposiciones de los individuos de adquirir cierto tipo de enfermedades o a metabolizar drogas de una manera diferente al resto de la población.

¿Cuáles son los beneficios del proyecto para la población negra?

Miguel Medina: 

Los principales benéficos que tiene este proyecto, como lo decía el doctor Mariño,  es entrar en el campo de la salud para identificar cada factor que determine algunos casos de enfermedades. Por ahora tenemos el caso de la diabetes tipo 2. Nos hemos dado cuenta que en Quibdó hay muchas incidencias de genes para la predisposición a diabetes tipo 2 comparado por ejemplo con Medellín, en donde hay menos genes de predisposición.

Sin embargo,  analizando esta información,  hemos concluido que a pesar de que en Quibdó hay más genes con esta incidencia,  en Antioquia se expresa más la diabetes tipo 2, y discutiendo estos resultados, analizábamos que eso obedece al medio ambiente, porque los genes obedecen al medio ambiente para que se expresen o no. Desde ese punto de vista,  nos hemos dado cuenta que la alimentación de la gente de  Quibdó puede prevenir la expresión de algunos genes que llevan a ciertas enfermedades específicas, como el caso de la diabetes.

En Antioquia hay menos genes pero hay más incidencia. Esto se debe a la alimentación. Ellos consumen muchas carnes y productos cárnicos procesados, chicharrones, diversos tipos de carnes  que contienen triglicéridos (grasas) y que a su vez contienen ácidos grasos saturados.

La gente en el Chocó en cambio consume muchos pescados y esos pescados contienen triglicéridos con ácidos grasos insaturados o poliinsaturado,  el metabolismo de ellos es más fácil.

Normalmente, cuando hablamos de diabetes, hacemos referencia a niveles elevados de azúcar en la sangre, no se hace referencia a niveles de grasa,  pero es claro que tanto el metabolismo de las grasas como el de los azúcares están finamente regulados y son controlados por una hormona que se llama insulina, entonces cuando se descompone el  metabolismo de las grasas también se descompone el metabolismo de los azúcares y esa situación es lo que lleva a la diabetes. Es decir que una persona diabética tiene asociado mal metabolismo de las azúcares y también de las grasas, en donde el ambiente (alimentos) tiene influencia en la expresión de los genes que regulan el metabolismo y la producción de insulina.

Se trata de una información privilegiada y hasta ahora desconocida. ¿Ya se puede compartir todos estos resultados de ChocoGen con el gremio médico y científico?

Hasta ahora, aunque falta mucho, tenemos algunas ideas importantes, el caso más sobresaliente son los resultados que saldrán próximamente sobre diabetes tipo 2. Los resultados mucho más recientes tienen que ver con farmacogenética, lo cual está relacionado con los medicamentos que usan los pacientes. Sería la relación entre ancestrÍa de una población y la manera en que las personas de esa población responden a los diferentes medicamentos.

En este caso hay variantes genéticas que tienen frecuencias muy diferentes y eso está relacionado con la ancestría, ya que estos patrones genéticos de ancestría entre Antioquia y Chocó son diferentes y estas variantes determinan por ejemplo la velocidad con que una persona metaboliza un medicamento. Si una persona metaboliza más rápido un medicamento va a requerir una dosis más alta, entonces la velocidad del metabolismo está muy relacionada con la dosis del medicamento y estamos encontrando variantes genéticas que tienen asociaciones entre la velocidad del metabolismo con la ancestrÍa de la población. Esta situación nos permite la posibilidad de manejar mejor los recursos dentro de las poblaciones y nos proporciona una idea para escoger las dosis de medicamentos en Chocó y Antioquia. La salud precisa es un concepto nuevo en el mundo de la genómica.

A través de estudiar o tener información sobre la genética de un individuo o la población,  se pueden enfocar mejor los tratamientos.

Leonardo Mariño:

Yo quiero anotar el siguiente ejemplo: una persona de ancestría del Chocó estaba viviendo en el Chocó y se muda Antioquia; esta mudanza  puede tener implicaciones en la salud de esta persona, porque la dieta y su estilo de vida va a cambiar.

También una persona que tiene ancestría afrocolombiana, yéndose a vivir a Estados Unidos, es posible que experimente cambios  súbitos en la salud por hacer este cambio de ambiente.  Puede ganar más peso o desarrollar diabetes mientras que en otro ambiente, por condiciones de dieta o estilo de vida, esa predisposición no va a cambiar. En términos prácticos, lo que nosotros podemos ofrecer a la sociedad son recomendaciones sobre lo que  pueden  hacer para mantener una vida sana o para evitar cierto tipo de problemas por las predisposiciones genéticas. Por ejemplo si   uno consume Advil  o alguna droga que se metabolice más rápido porque yo tengo ancestría afrocolombiana,  entonces uno debe discutir con su médico y hacer análisis para saber si la dosis se debe modificar o no.

Esto tiene implicaciones con respecto a la medicina personalizada,  que eso es algo que  ya  está llegando.

¿El estudio ya llegó a las más altas esferas del Estado, aquellas que  tienen que ver con la salud de las poblaciones para mejorar estas condiciones?

King Jordan: 

Esa es la idea, es una de nuestras metas, estamos entrando en la época de la medicina genómica, es decir, tomando decisiones de salud con base de la información del perfil genético de individuos y poblacional, pero para poder tomar buenas decisiones con base a esa información se necesita un perfil de la variación genética que existen dentro de la población y el proyecto ChocoGen es emblemático porque básicamente lo  que  estamos haciendo en la segunda fase es armando un perfil de la población pero con base a su genética y eso es exactamente el tipo de información que las entidades del gobierno, los médicos, necesitan tener para aprovechar  la medicina genómica.

En esta situación se ha observado una relación entre la ancestría y la predisposición   a ciertas enfermedades, por ejemplo, al comparar la población del Chocó con la de Antioquia de ancestria diferentes, la una africana y la otra europea. Podemos decir que en Chocó las personas tiene mayor longevidad, resistencia a malaria, y predisposición a el asma, cáncer de mama, de próstata; en Antioquia hay mayor predisposición a Alzheimer así como el síndrome de Crohn y el cáncer de testículos.

¿Si las personas son de piel bien clara, pero  sus ancestros han sido de piel oscura o africanos, hasta dónde el individuo de piel clara puede preservar esa ancestría?

King Jordan: 

No podemos hablar de blanco o negro, estamos hablando de poblaciones humanas, estamos hablando de sus orígenes y esos orígenes tienen que ver con de dónde vienen sus ancestros. Le doy un ejemplo: en los Estados Unidos, una persona puede tener  10% africano y se considera negro  por cultura,  por estudio,  por costumbre, mientras esa misma persona si es de Brasil o Colombia va a decir que es blanco, entonces estamos hablando de conceptos relacionados pero no iguales.

Según la encuesta de autoidentificación entre 5 categorías, hecha a los donantes de ChocoGen,  se observó  que en el Chocó la gente se considera de mayor  ancestrÍa africana de lo que tiene  a  nivel genético, es decir,  que se consideran más africanos de lo que son, mientras que nuestro estudio previo en Antioquia encontramos lo opuesto, la gente en Antioquia se identifica más con la ancestría europea de lo que en realidad tienen, entonces esos conceptos son relacionados pero no son iguales.

 

 

“La ESE la entregué sana, estable y con una favorable posición competitiva”

Franco Romero Rentería, exgerente de la ESE Luis Ablanque de la Plata, asegura que recibió una entidad en quiebra y tras su gestión la entregó estable y considerada en Riesgo Bajo por resolución del Ministerio Salud y las calificadoras de riesgo. “Quienes llevaron a la quiebra a la ESE fueron aquellos que generaron un déficit superior a los $10000 millones en el año 2016”, denuncia.

Por Jesús Agualimia – Director de Pacífico Siglo XXI

Hace dos años Franco Romero Rentería salió de la gerencia de la ESE Luis Ablanque de la Plata en Buenaventura. Durante este tiempo, cuenta, se ha dedicado a gestionar desde lo privado diferentes proyectos a nivel nacional e internacional, “que permitan impactar positivamente a nuestra ciudad en diferentes líneas como la construcción de viviendas nuevas, para comenzar así a disminuir el déficit habitacional que presenta Buenaventura, y que a su vez sean viviendas dignas que proporcionen un gran gusto vivir en ellas”.

Franco también ha realizado alianzas internacionales para asegurarles mejores oportunidades a los deportistas de la ciudad, pero ahora, después de la reapertura del Hospital Distrital y la polémica por lo sucedido en la ESE Luis Ablanque de la Plata por el estado de quiebra en que se encuentra, ha decidido romper su silencio.

Con documentos en mano expedidos por el Ministerio de Salud y calificadoras de riesgo internacionales, dice que durante su gestión la ESE pasó de estar en la quiebra a ser considerada una empresa en Riesgo Bajo, estable y con altos estándares de calidad en los servicios prestados.

“No soy responsable de la quiebra de la ESE Luis Ablanque de la Plata como algunos lo han dicho. Está demostrado con evidencias y soportes a disposición de la comunidad,  que quienes llevaron a la quiebra a la ESE Luis Ablanque de la Plata fueron aquellos que generaron un déficit superior a los $10000 millones en el año 2016 después que les entregué para su administración una empresa estable, con muy buenas instalaciones en cuanto a  equipos médicos, insumos hospitalarios, diez  ambulancias totalmente dotadas, puestos de salud transformados, una lancha ambulancia y trato más humano”, dice enfático.

De todo ello, Franco habló con Pacífico Siglo XXI.

¿Qué hay de cierto que usted llegó a un acuerdo con el Alcalde actual, Eliécer Arboleda, para no demandar por su polémica salida del cargo como gerente de la ESE Luis Ablanque de la Plata y por ello su silencio?

Totalmente falso. Es solo la creación de un rumor para distraer a la comunidad de lo que realmente está ocurriendo. Y no me he quedado en silencio por ello, lo he hecho hasta ahora por respeto a la comunidad y a mí mismo teniendo en cuenta la forma tan grotesca y tan baja que utilizan algunos amigos, asesores o cercanos a la Administración actual para defender lo indefendible, sin importar lo que arrasen a su paso, y el daño a nivel local y nacional que hacen a esta acogedora ciudad que les ha brindado todo, sean o no sus hijos.

Quisiera que usted haga claridad sobre la famosa quiebra de la ESE Distrital. Se dice que usted, como gerente, la dejó en ese estado…

Para toda la comunidad de Buenaventura es claro y existen las evidencias que cuando Franco Romero Rentería llegó al Hospital Luis Ablanque de la Plata como gerente, este se encontraba quebrado, con un déficit de más de $8.500 millones y por ello el Ministerio de Salud lo declaró en Alto Riesgo, tal como lo dice el Ministerio de Salud en su resolución No. 02090 del 29 de mayo de 2014.

Cuando el Ministerio en el año 2015 realiza la medición del riesgo de los hospitales, evaluando la gestión de los gerentes del año 2014, resolución No. 01893 del 29 de mayo de 2015, clasificó a la ESE Luis Ablanque de la Plata en Riesgo Bajo, gracias a la gran labor administrativa que desarrollamos desde la gerencia y con el apoyo de un gran equipo.

Y coherente con mi gestionar público, el 27 de mayo de 2016, año siguiente, el Ministerio emana la resolución No. 02184, donde califica nuevamente el riesgo de la ESE Luis Ablanque como Riesgo Bajo. Esto, insisto,  por dos años consecutivos en los que yo estuve en el cargo y por haber logrado bajar el déficit que tenía el hospital de $8.500 millones a tan solo $3.400 millones.

De tal forma que cuando hago entrega de la gerencia del Hospital a la enfermera Viviana Vanesa Olaya, que el señor Alcalde nombró como gerente, la ESE estaba en Bajo Riesgo como lo verificó el Ministerio en su resolución No. 02184 de mayo de 2016. Y además la calificadora internacional de riesgos, Fitch Ratings, asignó a largo y a corto plazo al Hospital Luis Ablanque de la Plata la calificación B(Col), que significa ‘perspectiva estable’.

Todo esto  indica que dejé para los habitantes de mi ciudad una empresa sana, estable, con una favorable posición competitiva en la prestación de servicios de salud, hasta el punto que las EPS privadas como Coomeva, Cosmitec, contrataron con la ESE Luis Ablanque para que atendiéramos a sus afiliados.

¿Entonces por qué se quebró la ESE?

Está demostrado con evidencias y soportes a disposición de la comunidad, que quienes llevaron a la quiebra a la ESE Hospital Luis Ablanque de la Plata fueron aquellos que generaron un déficit superior a los $10000 millones en el año 2016 después que les entregué para su administración una empresa estable, con muy buenas instalaciones en cuanto a  equipos médicos, insumos hospitalarios, diez  ambulancias totalmente dotadas, puestos de salud transformados, una lancha ambulancia y trato más humano.

¿Por qué algunas personas dicen que usted cerró el Hospital Distrital  y otras  manifiestan que este estaba prestando solo algunos servicios? ¿Cuál es la verdad sobre este asunto?

El Hospital Distrital a mi partida estaba funcionando. Así se lo entregamos a la nueva Administración.

Contaba con servicios de urgencias de primer nivel las  24 horas, de lunes a domingo; contaba con el servicio de observación, odontología, servicio de traslado de pacientes y servicios de segundo nivel como oftalmología, dermatología, medicina interna, psiquiatría, nutrición, ginecología, cirugía, ortopedia, urología, terapia respiratoria y pediatría.

Tenía además un moderno laboratorio donde se realizaban exámenes de primer y segundo nivel, con el más completo y experimentado servicio de Rayos X digitalizado,  con el cual se toman rayos X convencional de baja y mediana complejidad, y  también ofrecíamos servicios de ecografías obstétricas, con consultorios modernos, climatizados y con equipos de vanguardia y un excelente equipo (médicos, bacteriólogos, odontólogos, enfermeras profesionales y auxiliares de enfermería), con un exitoso curso profiláctico que era ejemplo para todo el país (nos pedían contar la experiencia en diferentes ciudades) y que generaba seguridad para nuestras gestantes y sus bebés próximos a nacer.

El Hospital contaba también  con áreas remodeladas faltando muy poco para que se dieran al servicio, con las áreas de hospitalización, quirófanos, salas de parto, trabajo de parto y postparto.

¿Qué pasó con los arreglos y todo el equipamiento que tenía el Hospital durante su gestión, dónde fue a parar esto?

Es una interesante pregunta para ser contestada por las personas que recibieron un lindo Hospital que estaba funcionando, que era estable, que venía ganándose la confianza de sus usuarios y de las EPS, pero que de la noche a la mañana, en menos de 9 meses, llegó nuevamente a Alto Riesgo, calificada así por el Ministerio de Salud en su resolución No.01755 del 26 de mayo de 2017, terminando con una gran empresa que con esfuerzo de muchos y dedicación estábamos transformando para el bien de nuestra comunidad.

Háganos un paneo  de cómo dejó el hospital en cada una de sus áreas, teniendo en cuenta el personal que trabajaba como médicos y especialistas.

En la ESE se contaba con los siguientes servicios para nuestra comunidad:

Servicio de Urgencias

En la sede principal Hospital Luis Ablanque de la Plata se encontraba habilitado el servicio de urgencias las 24 horas, de lunes a domingo, con talento humano comprometido e idóneo (médicos, enfermera profesional y auxiliar de enfermería), servicio de observación, hospitalización, atención al parto y el servicio de traslado de pacientes.

Consulta médica  general

Teníamos este servicio en el Hospital Luis Ablanque, en el centro de salud La Independencia, centro de salud Matías Mulumba, puesto de  salud la Playita, puesto de salud Cisneros, puesto de salud Colón, puesto de salud Juanchaco y puesto de salud La Bocana. Allí atendían la consulta médica general en el  horario de lunes a viernes de 7:00 a.m. – 6:00 p.m;  sábados de 7:00 a.m. – a 12:00 p.m.

Consulta médica especializada

En el Hospital Distrital se ofrecían atención en oftalmología, dermatología, medicina interna, psiquiatría, nutrición,  ginecología, cirugía, ortopedia, urología, terapia respiratoria y pediatría. Todas estas especialidades eran atendidas por profesionales altamente calificados.

Consulta  odontológica general 

En el Hospital Luís Ablanque de la Plata, centro de  salud La Independencia, centro de salud Matías Mulumba, puesto de salud Playita, puesto de salud Cisneros, puesto de salud La Bocana, se atendía la consulta odontológica general, operatoria, cirugía oral,  periodoncias, endodoncia y urgencias, con horario de atención de lunes a viernes de 7:00 a.m. a 6:00 p.m. y sábados de 7: 00 a.m. – 12:00 p.m. También se realizaban programas preventivos en salud oral en el puesto de salud modelo, puesto de salud Colón y puesto de salud La Independencia.

Pruebas diagnosticas

La ESE contaba con un  laboratorio con la tecnología necesaria para la toma y el análisis de muestras, laboratorio clínico, tomas de muestras y citología de cuello uterino.

Imagenología

La ESE contaba con el más completo y experimentado servicio de Rayos X digitalizado,  con el cual se toman rayos X convencional de baja y mediana complejidad y servicio de ecografías obstétricas.

Hospitalización

La Empresa Social del Estado, en la sede del Hospital Luis Ablanque, contaba con 30 camas para hospitalización adulta y pediátrica.

¿Cómo dejó usted como gerente los centros y puestos de salud en el área urbana y rural,  tanto los que estaban construidos  como  los que estaban por construir?

Los puestos de salud tanto urbanos como rurales se encontraban funcionando, brindándole atención a nuestra comunidad. Logramos mediante convenios incorporar más puestos de salud a la Red del Hospital entre ellos el de Triana, Córdoba y Zacarías río Dagua. Los puestos de salud de Juan XXIII, El Colón, El Triunfo, prácticamente no tenían una locación física adecuada para atender a la comunidad y el de La  Independencia  se inundaba cuando llovía. Esto nos llevó a la tarea de conseguir recursos para que pudiesen ser terminados en condiciones y entregar a las comunidades de esos sectores centros de atención en salud dignos. Fue así como logramos que el Banco de Occidente, avalados por el Ministerio de Hacienda, nos otorgara un crédito por $2.000 millones para la construcción de los puestos de salud de El Triunfo, El Colón y Juan XXIII, al igual que las reparaciones del puesto de salud de La Independencia, La Bocana, San Cipriano y Juanchaco.

Estas obras quedaron contratadas y ejecutándose la construcción, con su financiación asegurada en una cuenta con destinación específica en el Banco de Occidente. Asombrosamente hoy, dos años después de la iniciación de las obras, las comunidades de esos sectores no cuentan con sus puestos de salud para ser atendidos y los recursos no sabemos por qué no fueron invertidos.

Pasando a otro tema, ¿cómo la ha pasado usted y su familia ante esta situación y su salida de la ESE, cómo manejó ello en medio de estas circunstancias? ¿Cómo se siente, además?

Me siento excelente, rejuvenecido, con buena salud, amado, disfrutando de una hermosa familia que me llena de placer y orgullo todos los días, rodeado de esos jóvenes que se están esforzando día a día para formarse y retribuir a su ciudad con todo ese conocimiento adquirido.

Mi familia, mis hijos, mis sobrinos y mis amigos estuvieron siempre firmes a mi lado con la convicción de la clase de ser humano que hay en mí, producto de los sabios consejos de mi madre, que me permiten formarme paso a paso y desde abajo con el firme propósito de servir, siendo esa mi mayor recompensa.

¿Qué sigue para Franco Romero Rentería?

Seguir trabajando a diario, duro y con arrojo para que algún día podamos entregar una mejor ciudad a todos los que en este Buenaventura habitamos y soñamos, o por lo menos estaremos contentos de haberlo intentado.

¿No ha pensado en la posibilidad de aspirar o buscar algún cargo de elección popular llámese Senado, Cámara,  Asamblea o Alcaldía?

El Día del Padre de este año, cuando en un almuerzo me agasajaban mis hijos, me recordaron que el conocimiento que se adquiere y no se usa no sirve para nada, que siempre se debe poner al servicio de la gente.

Creo firmemente que hoy, después de haber venido trabajando en el sector privado y pasado por importantes cargos del sector público por muchos años, incluyendo el segundo cargo más importante de la ciudad, como fue la Gerencia del Hospital Luis Ablanque de la Plata con resultados  positivos, reflejados en sendas resoluciones del Ministerio de Salud arriba mencionadas, con el placer del deber cumplido, solo espero seguir sirviendo a esta ciudad que tanto amo.

A propósito: ¿qué mensaje le envía a sus detractores, a los inconformes y  a todos aquellos que alguna vez estuvieron de su lado y hoy están en otra orilla?

La palabra ‘rencor’ no existe en mi corazón,  eso no fue lo que aprendí en mi casa, allí me enseñaron la humildad, el amor, el respeto, el perdón. Yo nací para servir y viviré haciéndolo.

Para mis detractores, pido bendiciones en mis oraciones porque ellos me ayudan a crecer. A los inconformes, que trataré de entenderlos porque eso significa una oportunidad de mejora en mi vida, porque de ellos puedo aprender. Y a los que me abandonaron por alguna razón, les agradezco porque me permiten recibir más bendición y que aún ellos pueden contar conmigo.

¿Cómo ve a Buenaventura hoy, por cierto?

Hoy se han hecho más profundas las necesidades de Buenaventura en salud, empleo, educación, recreación y deporte, saneamiento básico, acueducto, entre otras, sin encontrar un timonel que enrumbe el barco.

De acuerdo al enfoque de la administración publica, el principal dinamizador de la economía debe ser el Estado, sin embargo eso no se cumple en Buenaventura, donde los recursos públicos no se invierten en obras o programas sociales que permitan que los dineros fluyan en la ciudad generando bienestar, si no, que se concentran en pocas manos.

Buenaventura hoy ya no necesita un Alcalde; requiere de un gerente, de un verdadero Administrador que conozca cómo funciona el Estado colombiano, bien formado y que esté decidido a reclamarle al Gobierno central a través de las herramientas que él mismo nos ha entregado, que cumpla con la deuda histórica que se tiene con esta ciudad, que planifique y ejecute todas las acciones pertinentes para poder responder a las necesidades del pueblo.