En ruinas el hospital de Tadó

El Personero Municipal de Tadó, Yirson Marino Ledezma, denunció el lamentable estado de la E.S.E. Hospital San José de ese municipio.

“Realizamos una visita y encontramos elementos y equipos biomédicos en muy mal estado, sin mantenimiento, no aptos para su uso, problemas ostensiblemente avanzados de humedad”, dijo.

“En consecuencia, se adelantarán los requerimientos e investigaciones respectivas a los responsables de garantizar la prestación eficiente del servicio de Salud, o en su defecto, escalarlas a las autoridades competentes”.

Enfermera chocoana fue la primera en recibir la vacuna contra la Covid-19 en Santa Marta

Marcia Elena Blandón Romaña, de 44 años, fue la primera persona en recibir la vacuna contra el Covid-19 en Santa Marta.

Marcia Elena se retiró de la docencia en el Chocó para estudiar enfermería en Santa Marta. Trabaja como auxiliar de enfermería de la Clínica La Milagrosa, es oriunda de Riosucio, Chocó, y hace año y medio labora en el servicio de urgencias y piso Covid en área de hospitalización.

Marcia también trabaja con indígenas de la comunidad Ette Ennaka liderando procesos de interacción de saberes ordinarios con la medicina tradicional, investigación com-pilada en un libro inédito que guarda en su casa.

“El temor es inherente al ser humano, pero no nos puede detener. La vacunación es una luz de esperanza en medio de una crisis que no estábamos preparados para vivir. En este fármaco han trabajado muchísimas personas, desde los científicos hasta mis compañeras que la van a aplicar”, dijo la enfermera chocoana.

Declaran calamidad pública en Alto Baudó, Chocó: 3 mil desplazados

Ascendieron a 737 las familias confinadas y desplazadas en la comunidad indígena Mohamía en Alto Baudó, Chocó, debido a combates entre el ELN y el Clan del Golfo.

Este 19 de febrero, las Autoridades Tradicionales Indígenas de Colombia emitieron un comunicado alertando a las autoridades sobre la masacre en el pueblo indí-gena Emberá Dobidá Mohamía del municipio de Alto Baudó, que se vio perjudicada por el fuego cruzado entre el ELN y el Clan del Golfo. “Solicitamos ayuda humanitaria para esta comunidad presente en el enfrentamiento y la presencia de los organismos de derechos humanos, la ONU, la Presidencia de la República, Procuraduría General, Defensoría del Pueblo y Cruz Roja Internacional”, señaló el comunicado.

Así mismo, informaron que se reportó a dos mujeres heridas y una asesinada, la cual identificaron como Luz Ayda Amágara Lana, una mujer indígena de 26 años de edad, quien falleció después de recibir un disparo. “Hasta el momento desco-nocemos la cantidad de indígenas afectados por esta confrontación. La población indígena Embera está dispersa huyendo, desplazándose a la comunidad de Miacora, buscando refugio en Santa María de Condoto”, expresaron las Autoridades Tradicionales. “Ha sido en medio de la población civil, al punto de que varios han comprometido su humanidad; y mandamos el mensaje desde la gobernación del Chocó, y es que el Derecho Internacional Humanitario es claro con que los grupos al margen de la ley no se pueden enfrentar en medio de la población civil. Así que rechazamos este enfrentamiento”, expresó en Radio Nacional Modestho Serna, asesor de Paz de la Gobernación del Chocó.

Después de que se hiciera pública la situación en el territorio, la Procuraduría Delegada para Asuntos Étnicos emitió un comunicado donde aseguran que tienen “conocimiento de los enfrentamientos que se presentan entre los grupos al margen de la ley, identificados como ELN y Clan del Golfo, en inmediaciones del Resguardo Alto Río Baudó Chori Jurubirá, del pueblo indígena Emberá Dobidá Mohamía, hechos en los que resultaron heridas dos mujeres, una de las cuales falleció durante el traslado al casco urbano de Alto Baudó”, se lee en el texto.

El documento del ente de control no dice mucho. Manifiestan que “en ejercicio de la función preventiva, la Procuraduría General de la Nación ha exhortado a las autoridades del orden nacional y territorial para que se tomen las acciones pertinentes para garantizar la vida e integridad de estos pueblos étnicos y se garantice la ayuda humanitaria a las familias desplazadas y confinadas”. Por otro lado, la Defensoría del Pueblo compartió a través de sus redes sociales un mensaje señalando que lamentaba y rechazaba los asesinatos de “Alejandro Manúgama, médico tradicional y guardia indígena de la comunidad de Cevedé, en Bagadó, Chocó; y Luz Ayda Conchave Lana, en Miácora, Alto Baudó, Chocó. Ambos hechos presentados menos de 72 horas”.

Igualmente le solicitó a las autoridades activar protocolos de protección, prevención y atención a las comunidades y le exigió a los grupos armados respetar los derechos humanos de la población.