¿Por qué decir ‘negro’ genera discusión?

Se olvida que la palabra ‘negro’ es una nomenclatura como decir ‘blanco’, ‘amarillo’, o ‘rojo’. Lo ‘malo’ de la expresión ‘negro’ es que no hayamos recibido una etnoeducación para defenderla y sentirnos orgullosos de ser negros.
Primero examinemos el porqué la palabra negro no debe producir ofensa, ya que el problema no está en la palabra sino en lo que han querido convertirla. Por ejemplo, cuando revisamos los códigos de estigmatización en la época de la trata, a los esclavos los llamaban ‘negros africanos’, según Mannix y Cowley, en su libro ‘La verdadera historia de la trata de negros’.
El investigador genético italiano Luca Cavalli-Sforza, en su explicación de la raza humana y por qué somos distintos, dividió a los humanos en tres grupos y entre los principales son: negroides, mongoloides y caucásicos.
Ahora miremos en nuestro país qué pasa con la palabra ‘negro’ y qué significado le dan. Miremos las dos caras.
Día negro: en nuestro país significa ‘día terrible’ o de ‘desastre’. Pero en los tiempos de la esclavitud era el día de descanso que daban los esclavistas a los esclavos. En algunas zonas les daban el domingo y en otras los viernes. El día negro era un día de asueto y de alegría para los negros.
Aguas negras: en Colombia son ‘aguas sucias’ o de ‘alcantarilla’, aunque la expresión correcta debiera ser aguas residuales. En los tiempos de la trata de esclavos negros, al revisar el libro ‘La historia de la trata en el atlántico norte’ de Mannix y Cowley, ‘aguas negras’ significaba orgullo para los navegantes europeos cuando llegaban a su tierra al regreso de África en su negocio triangular de la venta de africanos. Decían con orgullo ante sus amigos en las cantinas: “estuve en aguas negras”. Esto significaba que había estado en ríos y mares muy peligrosos infectados de fieras y animales salvajes.
Obra negra: en nuestro país significa una obra inconclusa. En los tiempos de la esclavitud era la venganza del negro cuando el esclavista lo castigaba con 50 latigazos y lo dejaba sin comer varios días. Este negro lograba escapar con la ayuda de sus compañeros. A los días volvía y le prendía fuego a la plantación. Cuando el amo llegaba al lugar, a los esclavos les decía: “esto es obra negra”.
En fin, este escrito no pretende sentar cátedra sobre la materia, solo tiene como objetivo ayudar a esclarecer mitos que nos hacen creer que al decirnos negros nos ofenden, y no es así. Sintámonos orgullosos de nuestra etnia.

Aprueban $180 mil millones para el Pacífico

Los recursos provienen del Sistema General Regalías. Con ellos se financiarán 25 proyectos estratégicos en el Chocó, Cauca, Valle y Nariño.

Recursos por cerca de $180 mil millones provenientes del Sistema General de Regalías aprobó el OCAD de la Región Pacífico que sesionó en Popayán.

Los recursos serán destinados a la ejecución de 25 proyectos estratégicos que beneficiarán a las poblaciones de los departamentos de Cauca, Chocó, Nariño y Valle del Cauca, con los que se espera fortalecer la inversión social en los sectores de agricultura y desarrollo rural, ambiente y desarrollo sostenible, comercio, industria y turismo, cultura, deporte y recreación, educación, salud y protección social y transporte.

“Esta sesión es muy importante para el Valle del Cauca, pues es el departamento que más proyectos presentó por más de $55 mil millones, entre los que destacan la implementación de escuelas culturales de paz, fortalecimiento empresarial en las asociaciones del bordado, el calado y el tejido en el norte del Valle, mejoramiento de vías, entre otros; esto demuestra el liderazgo del departamento del Valle en aprobación de proyectos por regalías”, dijo la gobernadora, Dilian Francisca Toro Torres.

Juan Gerardo Sanclemente, Secretario Técnico del OCAD Pacífico, destacó que en esta sesión “el departamento de Cauca presentó 8 proyectos para aprobación; Chocó 5; Nariño 1 y el Valle del Cauca 11; proyectos que sin duda traerán más desarrollo social y prosperidad a los habitantes del suroccidente colombiano”, sostuvo el directivo.

La reunión se llevó a cabo con la participación de los cuatro departamentos que conforman los Órganos Colegiados de Administración y Decisión (OCAD Pacífico), representantes de Planeación Nacional y el Presidente de la República Juan Manuel Santos.

Listos los primeros nominados al premio Afrocolombianos del Año 2017

Este premio de la Fundación Color de Colombia y El Espectador busca mostrar a la sociedad que el color de la piel no limita el potencial de las personas. El actor Jarlin Martínez y el periodista Álvaro Miguel ‘el negro’ Mina, entre los primeros 9 nominados.

Ya están definidos los primeros 9 nominados al premio Afrocolombianos del Año 2017. El público podrá votar por sus favoritos hasta el 22 de noviembre, con un Me gusta en álbumes en el fan page Color de Colombia, para sumar un voto al de los jurados.

Los ganadores serán escogidos por un jurado integrado por Fidel Cano, director de El Espectador; Fernando Carrillo, Procurador General de la Nación; Cecilia María Velez, exministra de Educación; Paula Moreno, exministra de Cultura; Pedro Medellín, columnista de El País y Semana; Élber Gutiérrez, jefe de redacción de El Espectador; y Daniel Mera, director ejecutivo de Fundación Color de Colombia y columnista de El Espectador.

Nominados en la categoría Música y Arte

Magín Díaz: A sus 95 años es la nueva estrella del folclor colombiano. En 2017, lanzó su primer disco como solista al lado de Totó la Momposina, Petrona Martínez, Gualajo y Carlos Vives; ganó el Premio Vida y Obra del Ministerio de Cultura; y está nominado a 2 Grammy Latino.

Nació en 1922. Recuerda que compuso “Rosa, qué linda eres”. Fue miembro fundador de Los Soneros de Gamero, primer grupo en publicar LP de música son corrido en Colombia. Tocó con La Billos Caracas Boys en Venezuela. Compuso canciones como: La totuma, Por el Norte, por el sur, Carmelina, El ciempiés. Nacido en Mahates, Bolívar.

Saga White-Black: Productor musical de Nicky Jam con el sello discográfico la Industria Inc; radicado entre Medellín y Miami. En solo seis años se ha consagrado en la industria musical. En 2016, ganó el premio a productor del año en los Billboard Latin Music, por la canción “El perdón” de Nicky Jam y Enrique Iglesias (1084 millones de reproducciones). Y en 2017 también, por la canción “Hasta el amanecer”, de Nicky Jam (1244 millones de reproducciones).

En los Grammy Latino de este año compite con cinco producciones. Así, es uno de los productores musicales colombianos con mayor proyección internacional. Productor del Año en los premios Sesac Latina 2017, por “El amante” (949 millones de vistas). Nacido en Quibdó, Chocó.

Jarlin Martínez: Protagonizó la serie televisiva Pambelé, que recreó la vida de Antonio Cervantes “Kid Pambelé”, en el año 45 del primer título mundial de Colombia en el boxeo, lo que convirtió a Pambelé en unos de los primeros íconos populares de la historia contemporánea.

Antes de este papel estelar, Jarlin Martínez protagonizó la película Manos sucias, dirigida por Josef Wladyka y producida Spike Lee, y actuó en otros filmes. La serie Pambelé lo volvió asiduo de los medios y las portadas, que reconocieron su compromiso con el trabajo actoral. Con estudios de actuación en la Universidad del Valle. Nacido en Cali, criado en Buenaventura.

Nominados en la categoría Medios y Periodismo

Diana Mina Tocora: Presentadora de noticias de Canal RCN en primera emisión y medio día. Tras una trayectoria en medios: en el programa Sweet, reemplazando por una temporada a María Clara Rodríguez; como periodista de entretenimiento de CM& y reportera de noticias y presentadora de Cablenoticias, este año dio el salto a la pantalla de uno de los grandes canales de televisión del país, donde además presenta el programa Bajo la mira.

Comunicadora y periodista egresada de la Universidad Sergio Arboleda, con maestría en periodismo político. Nacida en Riohacha, Guajira.

Álvaro Miguel Mina: Leyenda viva de la crónica urbana del periodismo radial del suroccidente. 30 años en Caracol Radio lo convirtieron en referente de los nuevos periodistas, que se asombran al saber que el Negro Mina comienza su jornada a las dos de la madrugada para tener su primer reporte a nivel nacional a las 4 de la mañana con noticias de palpitante actualidad, sin tener que acudir a las redes sociales y a otros medios.

Este año, su naturaleza de reportero nato se vio en los cubrimientos de Tumaco y Corinto, con sus relatos y crónica del drama de la gente del común afectada por la violencia y los fenómenos naturales. Premio Simón Bolívar en 1999, 5 premios Alfonso Bonilla Aragón y múltiples reconocimientos. Nacido en Puerto Tejada, Cauca.

Rafael Guerra Erazo: Director de Deportes de RCN Radio en Cartagena desde 2013 y director de Deportes del Canal Cartagena desde 2011. Con 15 años de experiencia, es un periodista en ascenso como narrador de patinaje, atletismo, fútbol para radio y televisión, y presentador de televisión.

Este año, se consolidó como narrador de fútbol del Canal Win Sports, y fue uno de los pocos periodistas colombianos que cubrió el Mundial de Patinaje en China para diferentes medios. Hijo de un destacado locutor en varios departamentos de la costa Caribe. Productor de Radio y Televisión de Bellas Artes de Cartagena. Nacido en Planeta Rica, Córdoba.

Nominados en la categoría Fuerza Pública

Sargento Mayor Elizabeth Filigrana Durán, de la Fuerza Aérea Colombiana: Jefe de Información Pública del Comando General de las Fuerzas Militares desde enero, la primera suboficial en ocuparlo. Tras 23 años de servicio, en marzo ascendió al grado más alto de la suboficialidad, siendo una de las pocas mujeres y la primera afrocolombiana que ha logrado esto en las distintas Fuerzas.

Comunicadora social de la Universidad Los Libertadores y periodista de Inpahu, especialista en Derecho Internacional Aplicado a los Conflictos Armados de la U. Militar Nueva Granada y en comunicaciones estratégicas de la U. Sergio Arboleda. Nacida en Bogotá, con ascendencia caucana.

Capitán del Ejército Nacional Jhon Valoyes Casallas: Comandante de la Unidad de Inteligencia de Señales de la Octava División del Ejército Nacional desde noviembre de 2015. Este año, fue llamado a Curso de Comando para ascender al Grado de Mayor. Entre las operaciones en las que participó, se destaca la neutralización en combate del cabecilla del Frente José David Suárez del ELN y la captura de 46 integrantes de la red de apoyo al terrorismo del ELN.

Profesional en Ciencias Militares y especialista en Inteligencia Técnica, y cursa una maestría en ciberseguridad y ciberdefensa. Nacido en Bogotá, de ascendencia chocoana.

Capitán de Fragata de la Armada Nacional Gary Javier González Núñez: Jefe de Direccionamiento Estratégico en la Jefatura de Planeación Naval desde julio de 2016. Ascendió a Capitán de Fragata en diciembre de 2016, y este año ha co-liderado la elaboración del Plan de Desarrollo 2030 de la Armada Nacional y la reestructuración de la organización de la Armada.

Profesional en Ciencias Navales y Oceanografía Física egresado de la Escuela Naval, especialista en Estrategia y Política Marítima, y en Gerencia de Proyectos en la Universidad Tecnológica de Bolívar. Nacido en Barranquilla.

 

Racismo por siempre

Por Jesús Agualimia – Director de Pacífico Siglo XXI

Todos los días me pregunto cuál es la fórmula para acabar con el racismo y  la discriminación racial en Colombia, y en especial en el Pacífico.  Es algo que veo a diario. Sin embargo los negros no se dan por enterados.  Es un racismo asolapado con un tinte de amistad de parte del mestizaje que tiene el poder económico en Buenaventura, y esa discriminación va desde lo cotidiano en sectores de vecindad,  hasta las instancias más altas del poder,  pero se hace evidente en el empleo.

Cuánto daría  por entender por qué los negros de hoy son tan pasivos, por qué sufren estoicamente el dolor de la pobreza, el hambre,  la insalubridad y la muerte en silencio. Nadie se levanta para protestar por esa nueva forma de esclavización, y lo peor  es que los mayores se están muriendo y la nueva generación se blanqueó sin rebeldía.

Lo hemos dicho: en Colombia somos tratados como extraños en nuestra propia tierra. No entiendo cómo nunca a la mayoría de los negros les da por pensar el por qué somos los más pobres del país.

Nunca he podido entender por qué a negros y mestizos les parece raro que los afro siembren coca o marihuana. En otras zonas la comercializan o en otros casos se van de polizontes,  se vuelven contrabandistas,  sicarios, guerrilleros o delincuentes,  si es la más rápida oferta que tienen en su desespero por sobrevivir en un Estado indolente frente al sufrimiento del pueblo.

En una sociedad tan desigual,  no me sorprende que la mayoría de los alcaldes terminen en la cárcel por malgastarse el presupuesto de sus municipios, y lo más extraño es que esto se repite una y otra  vez y nadie le da por preguntarse el por qué de ese fenómeno para entender de dónde viene el problema y mirar las soluciones.

En ese punto es bueno traer a colación las palabras del presidente norteamericano Lyndon Jhonson en 1965,  cuando logró que el Senado aprobara los derechos civiles de los negros después de la lucha de Martin Luther King. Lyndon dijo: “No podemos tomar a alguien que ha estado encadenado por años,  liberarlo,  ponerlo en la línea de arranque y decirle que ahora está libre para  competir con los demás y creer sinceramente que con eso hemos actuado con toda justicia… hombres y mujeres de todas las razas nacen con las mismas capacidades, pero la capacidad no es solo producto del nacimiento; la capacidad se ve ampliada o impedida según la familia con que se vive, la escuela a la que se asiste. El grado de riqueza o pobreza que a uno lo rodea es el producto de cientos de fuerzas invisibles que actúan sobre el pequeño infante, sobre el niño y finalmente sobre el hombre”. 

La discriminación en el Pacífico se sufre sobre todo en los puestos de trabajo,  pero el empleador lo justifica basado, según él, en la incompetencia de los negros. Pero olvida que por esa falta de oportunidades ese negro está condenando al resto de su generación para ser educada,  porque la pobreza se hereda, así como la riqueza.

“Mi compromiso como mujer del Pacífico es aportar al desarrollo de las comunidades”

La concejal Ligia del Carmen Córdoba recorrió este mes el Bajo Calima y Cisneros para verificar el cumplimiento de los anuncios de la Alcaldía en estas zonas y ejercer el control político. Además, entregó ayudas a los adultos mayores. “Escuchar a la gente es una obligación de todo funcionario público”.

Por Jesús Agualimia – Director de Pacífico Siglo XXI

La concejal Ligia del Carmen Córdoba viene recorriendo la zona rural de Buenaventura para conocer de primera mano las necesidades de la gente, y también hacerle seguimiento al cumplimiento de los compromisos asumidos por la Alcaldía con las comunidades.

A su regreso a la ciudad, Pacífico Siglo XXI conversó con ella sobre lo que encontró.

¿Qué balance hace de su visita al Bajo Calima y qué se hizo exactamente?

En el Bajo Calima nos reunimos con toda su población para celebrar con los 175 adultos mayores de esa comunidad. Las familias acompañaron a sus abuelitos  y compartimos un gran día. Además teníamos un objetivo mucho más ambicioso: entregarles a los adultos mayores una estrategia de alimentación balanceada y orientarlos para aplicarla. Que tuvieran la posibilidad de tener un mercado con alimentación saludable que garantice su bienestar.

¿De quién fue esa iniciativa?

Fue una iniciativa mía que viene de tiempo atrás,  no solo de mi rol como concejal. Como Coordinadora de Recreación Municipal siempre apoyé a los habitantes de calle, a la niñez, a los adultos mayores, a las comunidades. Y seguimos trabajando por la gente. Soy una convencida del deber que tenemos por trabajar por la gente sin esperar nada a cambio. Es mi compromiso como mujer del Pacífico.

Sabemos por supuesto que esa no es la solución: entregar un regalo no es la solución. O un mercado a un adulto mayor.

Pero mientras no tengamos las posibilidades de  generar estrategias de empleo y productividad para que ellos generen sus posibilidades de ingresos, vamos a seguir tocando puertas  para ayudar a nuestra gente.

El 31 de octubre estaremos de hecho en Pampalinda. En lugar de entregar disfraces a los niños,  vamos a llevar  66 uniformes para seis equipos de fútbol del sector.

¿Cuáles son las necesidades más urgentes del corregimiento de Bajo Calima?

Son muchas pero se han ido resolviendo. La infraestructura educativa no existía y gracias a Dios y al licenciado Eliécer Arboleda ya se entregó una infraestructura que podemos catalogar como una de las mejores en Buenaventura.   Creo que se va a necesitar a muchos alumnos para llenarla. Calima hoy es una de las mejores veredas en infraestructura educativa.

Así mismo, Calima tenía la necesidad de un embarcadero y logramos mejorar el  que ya existía. Aspiramos que el señor Alcalde ayude a esta comunidad,  porque él también se comprometió en varios proyectos  y vamos a estar realizando la gestión para que se concreten. Ahora con el embarcadero  por lo menos no se nos caen los pasajeros al subirse o bajarse de la lancha.

También se habla de un puente vehícular y una cancha…

Con relación al puente vehícular,  hicimos la gestión y ya se están adelantando los estudios para que   Calima mejore el  puente y no ocurran accidentes.  El proyecto está en alrededor de $800 millones. Igualmente se deben pavimentar las calles principales de Calima, el señor Alcalde se comprometió con eso y nosotros como concejales tenemos la obligación de hacer esa gestión y asegurarnos de que esto se realice.

Le estoy  hablando de la carretera principal,  que aún está toda de piedra y a veces, cuando  los vehículos pasan, las piedras saltan al contacto con las llantas  y puede resultar afectada alguna persona.

De otro lado, con relación a la cancha, supimos que el puerto industrial Aguadulce la va a construir. Es parte de la Responsabilidad Social de Aguadulce. Pero hay algo que también nos preocupa mucho: en el centro de salud no hay médico. Eso no puede pasar.

Estamos haciendo toda la gestión necesaria para que los médicos que vienen a hacer su año rural puedan prestar los servicios en Calima. Es prioritario.

¿Por qué no se organiza el sistema de transporte de Calima para que la gente pueda viajar al Chocó o enviar sus encomiendas?

Allí existía este servicio, lastimosamente la persona encargada de ello falleció y no se continuó con eso. Tengo entendido que ya hay un proceso  de una  trasportadora del Pacífico que va arrancar, la persona que está liderando ese proceso estuvo hablando conmigo en el Concejo, me dijo que lo están organizando y no solo para que haya una trasportadora de Calima  a Istmina, Docordó, sino también por mar abierto.

Este mes usted también visitó Cisneros. ¿Qué encontró?

Me reuní con  la comunidad. Recuerdo que cuando fui presidenta del Concejo, hice el  control político allá y quedamos en que  íbamos a hacer gestión para que el señor Alcalde cumpliera el compromiso de mejorar el puente y ya lo hizo.

En la Institución Teófilo Roberto Potes, con relación a unas obras de infraestructura con las que había quejas (decían  que la Alcaldía  no le pagaba al ingeniero y que el ingeniero no ejecutaba el proyecto) entonces nos fuimos, realizamos  el control político, le hicimos seguimiento y ya terminaron ese proyecto.  Ahora estoy muy pendiente de la cancha múltiple y de los otros proyectos pendientes en la zona rural de Buenaventura.