¿Por qué decir ‘negro’ genera discusión?

Se olvida que la palabra ‘negro’ es una nomenclatura como decir ‘blanco’, ‘amarillo’, o ‘rojo’. Lo ‘malo’ de la expresión ‘negro’ es que no hayamos recibido una etnoeducación para defenderla y sentirnos orgullosos de ser negros.
Primero examinemos el porqué la palabra negro no debe producir ofensa, ya que el problema no está en la palabra sino en lo que han querido convertirla. Por ejemplo, cuando revisamos los códigos de estigmatización en la época de la trata, a los esclavos los llamaban ‘negros africanos’, según Mannix y Cowley, en su libro ‘La verdadera historia de la trata de negros’.
El investigador genético italiano Luca Cavalli-Sforza, en su explicación de la raza humana y por qué somos distintos, dividió a los humanos en tres grupos y entre los principales son: negroides, mongoloides y caucásicos.
Ahora miremos en nuestro país qué pasa con la palabra ‘negro’ y qué significado le dan. Miremos las dos caras.
Día negro: en nuestro país significa ‘día terrible’ o de ‘desastre’. Pero en los tiempos de la esclavitud era el día de descanso que daban los esclavistas a los esclavos. En algunas zonas les daban el domingo y en otras los viernes. El día negro era un día de asueto y de alegría para los negros.
Aguas negras: en Colombia son ‘aguas sucias’ o de ‘alcantarilla’, aunque la expresión correcta debiera ser aguas residuales. En los tiempos de la trata de esclavos negros, al revisar el libro ‘La historia de la trata en el atlántico norte’ de Mannix y Cowley, ‘aguas negras’ significaba orgullo para los navegantes europeos cuando llegaban a su tierra al regreso de África en su negocio triangular de la venta de africanos. Decían con orgullo ante sus amigos en las cantinas: “estuve en aguas negras”. Esto significaba que había estado en ríos y mares muy peligrosos infectados de fieras y animales salvajes.
Obra negra: en nuestro país significa una obra inconclusa. En los tiempos de la esclavitud era la venganza del negro cuando el esclavista lo castigaba con 50 latigazos y lo dejaba sin comer varios días. Este negro lograba escapar con la ayuda de sus compañeros. A los días volvía y le prendía fuego a la plantación. Cuando el amo llegaba al lugar, a los esclavos les decía: “esto es obra negra”.
En fin, este escrito no pretende sentar cátedra sobre la materia, solo tiene como objetivo ayudar a esclarecer mitos que nos hacen creer que al decirnos negros nos ofenden, y no es así. Sintámonos orgullosos de nuestra etnia.

Acerca del autor

Publicaciones Relacionadas

Deja tu comentario