“La pandemia no se ha ido, seguimos trabajando para mitigar sus efectos”, dice Ligia del Carmen Córdoba

Por Jesús Agualimpia – Director Pacífico Siglo XXI

Ligia del Carmen Córdoba, directora de la Oficina Territorial del Pacífico, anuncia que el despacho continuará realizando acciones humanitarias para enfrentar al covid. En marzo, además, se realizarán jornadas descentralizadas para expedición de pasaportes.

La Oficina Territorial del Pacífico es el enlace entra la Gobernación del Valle y las comunidades bonaverenses; un espacio de coordinación y acompañamiento en todos los proyectos que tiendan al desarrollo de la región. Liderado por la licenciada Ligia del Carmen Córdoba, en tiempos de pandemia del coronavirus este despacho se encargó de suministrar las ayudas humanitarias que se requerían para quedarse en casa y cuidarse del coronavirus.

En 2021, dice Ligia, el reto se mantiene. “La pandemia no se ha ido”, advierte. Igualmente, la Oficina Territorial del Pacífico apoyará los planes de la Gobernación que lidera Clara Luz Roldán para reactivar sectores como el turismo, la cultura y el campo.

Licenciada Ligia, ¿qué balance hace de su gestión al frente de la Oficina Territorial del Pacífico, entidad de la Gobernación del Valle?

La apuesta en la Oficina Territorial del Pacífico siempre ha sido desarrollar acciones positivas para mejorar la calidad de vida de los habitantes del Pacífico. A partir de la declaratoria de emergencia del Gobierno Nacional y las medidas de la Gobernación del Valle en cabeza de la doctora Clara Luz Roldán, nuestros planes, proyectos y programas en la Oficina Territorial del Pacífico se orientaron a la prevención, contención y mitigación del Covid-19, de modo que pudiéramos disminuir los efectos adversos de la pandemia en el área económica, ecológica y social de Buenaventura. Por ello desde este espacio trabajamos por promover el emprendimiento en esta nueva realidad y ayudas para el sostenimiento alimentario de la mayoría de hogares bonaverenses.

¿Cuál fue el papel que le encomendaron por parte de la Gobernación en esta pandemia?

Sin dejar de hacer algunas de las tareas misiona-les de la Oficina, la recomendación fue entregar la mayor cantidad de ayudas humanitarias a las personas y en los lugares más vulnerables de Buenaventura, de tal forma que la gente pudiera permanecer en su casa con alimentos suficientes para sus familias, dado que los medios y modos de producción estaban en su mayoría suspendidos. Ha sido una tarea titánica que continuamos realizando, pues la pandemia no se ha ido.

En el mismo sentido se analizó la situación en materia de infraestructura hospitalaria y capacidad instalada para proveer a las instituciones prestadoras de salud, públicas y priva-das, de los instrumentos adecuados para el manejo de la enfermedad producida por el coronavirus.

¿Cuáles son las solicitu-des que más se reiteran en la Oficina Territorial del Pacífico por parte de la comunidad?

Llegan muchas solicitudes, especialmente de pasaportes. Gracias a la gestión de la gobernadora Clara Luz Roldán realizaremos nuestra segunda jornada de pasaportes para descentralizar el proceso, en marzo 19 y 20 de este año. El objetivo es que la gente del Pacífico no requiera ir hasta Cali para solicitar el documento.

Hablemos del desarro-llo de infraestructura en los corregimientos y veredas, ¿qué proyec-tos tiene la Gobernación para la zona rural?

El desarrollo de vías terciarias es crucial para estrechar las braechas sociales de pobreza de la región, una infraestructura que le permita garantizar los encadenamientos produc-tivos en sectores como el maderero, pesquero, acuí-cola, forestal y turístico. Se tiene proyectada una muy buena conectividad entre la zona rural y la zona urbana de Buenaventura durante el cuatrienio de Clara Luz Roldan.

La vía Buga – Buenaventura y el tramo de red férrea son prioridad. También la culminación de la doble calzada, la vía Loboguerrero – Buenaventura, una obra a cargo de la Nación y del departamento, en la cual estamos concertando y atendiendo los requerimientos de los pobladores de la zona rural con el fin de lograr la celeridad y su efectiva culminación.

¿En qué puede apoyar la Gobernación para mejo-rar las condiciones del turismo?

Ya iniciamos campañas audiovisuales, utilizando las redes y los canales oficiales, mostrando los valores y entusiasmo de la gente por atender a los turistas, desde las zonas ecoturísticas de Aguadulce hasta sus playas marítimas, rodeadas de una biodiversidad cálida y acogedora. Vamos a promover la creación de senderos ecológicos, adecuar la infraestructura turística en la zona rural. Es así como que-remos consolidar el posicionamiento de Buenaventura como destino ecoturístico, aprovechando la riqueza cultural, ambiental, paisajística, deportiva e industrial como herramienta clave hacia el desarrollo humano integral desde la identidad territorial, la dinamización de la econo-mía y el mejoramiento de la calidad de vida.

Igualmente, teniendo en cuenta la pandemia, se creó un programa con cinco líneas de acción para acompañar a los empresarios y a quienes viven de la cadena del turismo de manera integral. Y a través de los gestores turísticos se entregaron ayudas humanitarias a las familias que dependen de la cadena turística.

¿Cuál es la propuesta para el sector cultural?

Mantener y fomentar nuestra cultura es la apuesta para mantener vivo el legado de nuestros ancestros; dignificar a los actores culturales, reconocerles y valorar su trabajo con beneficios constantes como la vinculación al Sistema General de Seguridad Social en salud y la correcta ade-cuación de tarifas económicas por la labor prestada. La cultura y el deporte son ejes fundamentales para la Gobernación del Valle.

Para finalizar, ¿cómo dinamizar los proyec-tos productivos una vez pase la pandemia?

Siempre hemos querido pasar de la pesca artesanal a la pesca industrial, esta conversación está aplazada por la pandemia, ya que muchos planes, programas y proyectos están en reorientación y esperando que se supere la crisis del covid. Pero en aras de la reactivación económica, es necesario crear nuevas fuentes de empleo y por supuesto ayudar a las que cerraron, a las micro empresas que siguen funcionando, y darle un valor agregado a nuestra materia prima, una especie de reingeniería agrícola de los cultivos agroforestales del Pacífico: chontaduro, papachina, plátano, borojó, plantas medicinales, cacao. Son recursos que tenemos a la mano y de muy buena demanda en el centro del país.

Acerca del autor

Publicaciones Relacionadas

Deja tu comentario