“Necesitamos gente nuestra en el Congreso”

El candidato a la Cámara por el partido Liberal, Hernán Sinisterra, cuenta su infancia como minero, recuerda el trágico accidente en el que murió una de sus hermanas, justamente lo que lo llevó a tomar el camino de la política. También repasa sus inicios y sus aportes a la región. “Buenaventura necesita dolientes que la representen en el Estado”. Entrevista.

Por Jesús Agualimpia – Director de Pacífico Siglo XXI

Hernán Sinisterra Valencia, candidato a la Cámara de Representantes por el partido Liberal, es hijo de Teófilo Sinisterra Valencia (q.e.p.d) oriundo de Timbiquí, Cauca, y de Bárbara Valencia Camacho. De aquel hogar nacieron 12 hijos; Hernán es el cuarto.

“Vivíamos en la vereda Cacolí  del río Raposo, donde nos levantamos.  Mi papá era de profesión minero, todos afortunadamente seguimos los pasos de nuestros viejos y nos dedicamos a la minería y la agricultura. Lo primero que nosotros hacíamos era ir a las playas de los ríos,  bajar un cubo con una motobomba y a veces nos pasábamos dos, tres, cuatro días escavando playas, moviendo piedras para llegar a la peña y allí a veces lográbamos contar con suerte y encontrábamos el oro. Otras veces todo ese esfuerzo era en vano, teníamos que buscar en otro lado”, cuenta él.

Cuando Hernán cumplió 12 años, llegó a Buenaventura. La razón era que en su vereda no había escuela, así que se trasladó al puerto para prepararse. En Raposo de hecho apenas una señora se dedicaba a enseñarle a leer y a escribir a los niños, previo a una recolecta que hacían los padres de familia para pagar las clases.

Con ella aprendíamos a medio leer, pero cuando mi papá ya vio la necesidad de que nos desplazáramos a otro escenario nos tocaba hacerlo, entonces a mí me tocó  venirme a Buenaventura y en tiempos de vacaciones me devolvía a la zona rural para ayudar al hogar, porque cada uno tenía que aportar su granito de arena (o de oro) para el sostenimiento de la familia”.

Incluso hubo un tiempo en que Hernán Sinisterra debió regresar de Buenaventura a la casa de sus padres para dedicarse definitivamente a la minería y conseguir algunos pesos para costear los gastos de todos. Dejó el estudio. Pero a los 18 años se dijo a sí mismo que si quería trascender debía prepararse, así que retomó el colegio en la nocturna que ofrecía la escuela María Goretti. En el día, trabajaba en construcción.

“En ese entonces tuve la oportunidad de comprar una motobomba y ya tenía mi propia microempresa relacionada con la  minería, ya después compré una draga y me fui para López de Micay, el río Naya  y cuando regresé a Raposo ya mi papá tenía una enfermedad terminal: cáncer.  Un hermano  murió y otro se ahogó en el oficio de la minería. Todo eso que viví me motivó a regresar a Buenaventura y seguir trabajando. Me dediqué a la trabajar construcción con unos hermanos de mi mamá y seguí estudiando hasta que logré terminar el bachillerato y eso me permitió volver de nuevo a Cacolí  a trabajar la minería, ya que las cosas se volvieron críticas de nuevo. Hasta que empecé a despertar mi interés político al escuchar la canción ‘Se tambalea’. En ese entonces el doctor Atílio Moreno Paz estaba en su fervor político y comencé a seguirlo”.

De esta manera Hernán Sinisterra comenzó a trabajar en la JAC de su corregimiento, luego participó en un comité  de Bienestar Familiar –  era el tesorero – y cuando  llegó  Edinson Delgado Ruiz  como aspirante a la alcaldía de Buenaventura, Sinisterra afloró su liderazgo.

Él continúa narrando la historia.

¿Cómo llegó usted al partido Liberal?

No lo hice por ideología sino por doctrina. Mi papá era  Liberal y no comulgaba con el partido Conservador. Había un hermano mío que siempre le llevaba la contraria a mi papá,  decía que era Conservador y peleaba con él. Como yo no quería pelear con mi papá, yo decía que también era Liberal. Cuando ya crecí comencé  a escudriñar qué es el partido Liberal y me quedé desde entonces.

¿Qué le atrae de la política?

Lo que pasa es que hay una distancia abismal en nuestros pueblos. De donde uno viene todo hace falta: no hay agua potable, no hay energía,  no hay trabajo digno… Por esas carencias fue que mi hermana mayor se quemó debido a un accidente en la casa. Resulta que nosotros nos fuimos a cortar la leña y para prenderla hay que echarle petróleo.  Mi hermana no vivía con nosotros, ella estaba embarazada, pero se vino esos últimos días a pasar su embarazo  y entonces se levantó a hacernos el desayuno para irnos a trabajar.

Como no sabía dónde estaba el petróleo, por confusión tomó una botella de gasolina. Ella no tomó la precaución de sacar y echarle de a apoco a la candela,  sino que vació directamente el galón y eso se prendió de inmediato. Pero al prendérsele el galón, lo tiró hacia atrás sin mirar que la otra niña de ella, de 8 años, estaba allí. El galón le cayó a la niña, la prendió y ella por salvar a su hija también  se prendió en llamas, así que fallecieron las dos.

Eso ha sido un trauma para la familia. Pasó hace más de 25 años y hasta ahora no lo hemos podido superar. Casualmente, por no haber energía, por tener que usar leña, hubo esa tragedia familiar, donde falleció mi hermana y su única hija.

Retomo esta historia tan personal para contestar su pregunta. La política es una manera de reducir esas brechas sociales tan profundas que hay en Colombia  y en el Pacífico, brechas que generan tragedias que viven miles de personas pero de las que poco se habla.

Por eso  desde hace mucho quise representar a nuestra región y buscar el bienestar para todos,  razón por la cual tomé la decisión, primero,  de estar en  el  Concejo de Buenaventura.  Afortunadamente pude estudiar administración pública y esa experiencia en el Concejo me permitió saber cómo funciona este país.

¿Cuánto duró en el Concejo?

Duré aproximadamente dos períodos. El primer período lo terminé completamente y el segundo período logré estar más o menos año y medio, eso me dio la experiencia  para decidir que había cumplido mi ciclo allí y aspirar a probar en el Congreso de la República.

¿Por qué cree usted que la gente debe apoyarlo para volver al Congreso?

Necesitamos gente nuestra en el Congreso para defender los intereses de Buenaventura. Un foráneo no podrá sentir nunca el dolor nuestro, nuestros problemas.

Y yo soy un hombre del campo, conozco lo que nos pasa, lo que necesitamos, todo lo que hemos pasado, las masacres, he sido víctima de la violencia, perdí cuatro hermanos violentamente, no porque eran ladrones, o delincuentes, sino  porque estábamos en medio de una guerra y hoy queremos buscar la paz, una paz con oportunidades para los campesinos, pobres, negros, indígenas.

Eso es lo que genera una verdadera paz, cuando usted tiene la oportunidad  de trabajar, de educar a sus hijos, cuando usted tiene derecho a la salud, al esparcimiento, a la cultura, para eso es lo que estamos generando política, para mejorar las condiciones de vida de la gente del Pacífico.

Por cierto: ¿cuál es el número que le correspondió para las  elecciones del próximo 11 de marzo?

El número que me correspondió dentro del partido Liberal es el 111. O  dentro de la L del partido Liberal se marca la 111. Espero que me den esa oportunidad de volver a ser congresista de la República, fundamentalmente de Buenaventura y del Pacífico colombiano.


Wilmar Shamir Suárez Congo – Líder político

Mis amigos, mis familiares y desde luego yo, estamos acompañando y vamos a votar por Hernán Sinisterra porque consideramos que aún conserva la humildad, un atributo importante que muchos dirigentes políticos pierden cuando logran su objetivo. De otro lado creemos que debemos votar por Hernán Sinisterra por su compromiso con Buenaventura y con el Pacífico. A mi particularmente me queda claro que en esta que es su primera experiencia en la Cámara él ha realizado una gestión sin ruidos, sin estridencia, pero lo ha hecho de manera muy puntual sobre los asuntos que más le interesan a la comarca. La consecución de recursos para algunos proyectos de importancia regional, su negativa a votar la reforma tributaria, su liderazgo en la bancada afro y por sobre todas las cosas su compromiso de liderar hasta el cansancio la gestión para lograr la tan anhelada reglamentación del distrito de Buenaventura lo hacen merecedor de nuestra confianza, definitivamente Hernán Sinisterra Valencia es uno de los nuestros.

Humberto Gutiérrez Moreno – Líder político

La razón fundamental para votar por Hernán es que, uno, es nuestro representante auténtico de Buenaventura en el Congreso de la República, dos, su trabajo, aunque silencioso, ha sido muy efectivo en defensa de los intereses de los porteños, por ejemplo, en el paro cívico tuvo una labor silenciosa pero fundamental para el logro de los objetivos que se plantearon.

Dora Alegría – Líder social y comunal.

Hernán Sinisterra es un hijo de Buenaventura y miles de bonaverenses queremos que continúe en la Cámara de Representantes, para que con su trabajo legislativo saque adelante los intereses de nuestro distrito y del Valle del Cauca.

Camilo Caicedo Sabogal – Empresario

Creo que Buenaventura no puede darse el lujo de perder representación directa en el Congreso de la República y vemos importante que Hernán Sinisterra siga en la Cámara de Representantes para que con su gestión legislativa impulse de una vez por todas la reglamentación de la ley de distritos (1617 de 2013) y para que a través de esas herramientas jurídicas se habiliten las condiciones que nos permitan desarrollar las especialidades de nuestro distrito en materia industrial, portuaria, biodeversidad y ecoturismo.

Gustavo Ruiz Riascos – Líder político

Soy un convencido que un hombre como Hernán Sinisterra encarna lo que es el sentimiento de una región que necesita liderazgo, que necesita un mejor futuro, que necesita voceros que sean idóneos, comprometidos, con sentido de pertenencia, con la eficiencia y transparencia necesarias para llevar las transformaciones que requiere nuestro pueblo y que pueda sacar adelante los planes, programas y proyectos de desarrollo que la región requiere.

“El Pacífico requiere continuar con hijos de esta tierra que lo representen en el Congreso”

Edinson Delgado Ruiz hace un balance de lo que ha sido su gestión en el Senado, su participación en el paro cívico y la consolidación del Fondo Autónomo. Invitó a los habitantes de la región Pacífica a que lo apoyen en las urnas “para seguir defendiendo los intereses de la región e impulsar su desarrollo”.

 Por Jesús Agualimpia – Director de Pacífico Siglo XXI

El senador Edinson Delgado Ruiz tiene una amplia experiencia de el sector público. Economista de la Universidad del Valle, fue alcalde de Buenaventura por votación popular para el periodo 1992-1995. Igualmente fue precandidato a la Gobernación del Valle, gerente de la Sociedad Puerto Industrial Agua Dulce, miembro del Consejo de la Federación Colombiana de Municipios, presidente de la Asociación de Alcaldes del Pacífico, miembro de juntas directivas de importantes compañías, entre otros cargos.

De hecho actualmente es senador del partido Liberal, y aspirará nuevamente al Congreso “para seguir defendiendo los intereses del Pacífico. La región requiere de dolientes nacidos en esta tierra que la representen con altura en el Gobierno”, dice.

Pacífico Siglo XXI habló con Edinson sobre lo que fue su paso por el Senado y sus propuestas para el nuevo periodo.

¿Qué hizo el senador  Edinson en apoyo al  paro cívico en Buenaventura?

El paro cívico en Buenaventura dejó una enseñanza muy importante para mí. Por primera vez toda la población se unió en un propósito y era decirle al país: “aquí estamos, queremos que nos miren diferente,  que contribuyan a que esta región cambie, que tenga  una trasformación profunda en todos los aspectos sociales,  en infraestructura  y en oportunidades”. Y eso es lo que tenemos que resaltar.

En esa línea participé activamente en los momentos importantes, cruciales. Por un lado, antes del paro, realicé un debate de control político  en el Congreso sobre la pobreza y allí precisamente hice énfasis en la pobreza del Pacífico, en la situación que vivía nuestra región  y sobre todo,  en las alternativas que tenían que generarse en Colombia para lograr un desarrollo más armónico de más oportunidades.

Después precisamente, a los pocos días, se inició el paro.  Sucedió algo muy particular: el día que se metió el Esmad, yo estaba dando una conferencia en una universidad de Antioquia cuando recibí la noticia. La entrada del Esmad fue algo que critiqué  abiertamente y por eso me desplacé a la Presidencia de la República para pedirle al Gobierno y exigirle que definitivamente tenían que retomar los diálogos,  sentarse a la mesa, sacar algunas conclusiones y determinar un compromiso.

Y eso conllevó a que el Gobierno entendiera que no era con la Fuerza Pública que se podía solucionar el problema. De allí vinieron precisamente los diálogos en Buenaventura en el Hotel Cosmos,  las mesas de trabajo. Toda Buenaventura, todos los que participaron en la mesas de trabajo, pudieron observar mi participación directa  en estas mesas hasta altas horas de la noche, en la madrugada, contribuyendo  a estructurar una propuesta cuando se generaban controversias fuertes. Todo eso permitió después de tantos días de diálogo que se pudiera firmar  el gran  acuerdo para levantar el paro,   materializando  un Fondo Autónomo para el desarrollo integral de Buenaventura,  que sería tramitado a través de una ley de la República.

¿Qué  pasa  cuando  ese proyecto llega al Senado?

Buenaventura se pudo dar cuenta que participé activamente en la propuesta inicial como en el desarrollo, presentación y radicación del  proyecto de ley  por parte del Gobierno en el Congreso de la República. Me apersoné de impulsar la discusión del proyecto al interior del Congreso, tarea no fácil. No es fácil hoy en Colombia sacar las leyes, sino que lo diga  el señor Presidente que en varias oportunidades iniciativas de él no han podido tener éxito en el Congreso, como lo  de las 16 curules, la reforma política y muchas otras. Se necesita alguien que impulse, que tenga credibilidad, confianza, y Édison Delgado  se convirtió en ese líder en el caso del Fondo Autónomo.

En cuanto a  la elaboración de las ponencias, en conjunto con el Comité del Paro Cívico, mi equipo técnico estuvo al servicio trabajando en ellas, primero para lograr que los ponentes rectificaran esos estudios de las ponencias con sus firmas, con su acompañamiento.  Todo se logró, primeramente por el impulso que le dimos desde el Congreso, pero también por la credibilidad y confianza que tenemos. Eso hizo que tuviéramos ese respaldo total de los ponentes y luego, en la discusión del proyecto, en las diferentes comisiones,  defendimos la propuesta del Fondo, que salió airosa por unanimidad.

¿En el último debate todo pasó como estaba previsto o hubo alguna dificultad para este logro?

No hubo dificultad, de pronto en la Cámara de Representantes sentarnos y aprobar una nueva proposición con un nuevo artículo en el Senado. Por cierto: en todo este trabajo jugó un papel muy importante el representante bonaverense Hernán Sinisterra. Su trabajo también fue clave para solucionar los impases que se estaban presentando.

Expliquémosle a la comunidad para qué  nos sirve el Fondo aprobado.

El Fondo es la mejor herramienta que va a tener Buenaventura.  Le  va a permitir desarrollarse  en  los próximos 10 años. Lo  primero que se debe hacer es determinar con rigurosidad quiénes van a dirigir esta instancia, y  elaborar el Plan  de Desarrollo integral de Buenaventura, que debe ser el norte  del Distrito para la próxima década en materia de infraestructura, en materia  educativa, de salud, en materia productiva.

Todos esos elementos  deben formar parte de ese gran Plan de Desarrollo que a su vez va a determinar  unos programas, obras y proyectos que  se deben cuantificar y esa cuantificación  va a tener un valor de inversión año por año. El Gobierno,  de acuerdo como está planificado y obligado por ley, debe introducir en el presupuesto nacional  los valores que se van a requerir para realizar esas obras. Esa es la forma como debe operar y tiene que operar el Fondo.

Aquí se juega un papel muy importante y el pueblo de Buenaventura no se puede olvidar de esto que voy a decir: tienen  que  tener hijos de Buenaventura nuevamente en el Congreso, porque son los que pueden  hacer el control político para que esto se materialice, porque está la ley allí, pero si esa ley no tiene quién la ayude a impulsarse, podría quedarse en letra muerta.  Esa es la clave y soy claro: quiénes más defienden a Buenaventura en el Congreso son los hijos del Distrito y  en eso  Buenaventura no se puede equivocar.

¿Quiénes  van a manejar el Fondo, por cierto?

Esto es un patrimonio autónomo. Por ello debe haber una junta directiva que esté conformada por funcionarios del Gobierno del más alto nivel, más unos representantes de las comunidades y del gobierno local y departamental. Esa junta directiva es la que debe aprobar  ya las obras y proyectos específicos de cada año y tienen que nombrar un equipo administrativo, un director, unos funcionarios técnicos que tienen  que  ejecutar los proyectos. No es un fondo donde habrá una plata y ya, es un proyecto administrativo, gerencial, que lógicamente debe tener los programas para ejecutarlos.

¿Los recursos del Fondo se manejarán de manera paralela con los de la Administración?

No, eso tiene que trabajarse no en paralelo sino  coordinadamente. No puede trabajar cada uno por su lado, tienen que trabajar en armonía con lo  que se aprueba y se va desarrollando en el Fondo. En lo que tiene que ver con los recursos, su nombre lo dice: es un patrimonio autónomo que no tiene nada que ver con el presupuesto distrital.

¿Desde cuándo arranca a funcionar el Fondo?

Ya. Es ley de la República.

De otro lado, ¿cómo ha sido su relación con el Presidente de la República?

Ha sido excelente, muy respetuosa y Colombia sabe que hemos apoyado al Presidente en ese sueño de parar el conflicto armado en el país, un sueño que hoy se está cumpliendo. También hemos tenido posiciones diferentes, en otros temas. Pero la relación es muy buena.

¿Qué pasó con su precandidatura  a la Presidencia, a propósito?

Son los sueños que tenemos,  que algún día se tiene que convertir en realidad por parte de la población negra, los dirigentes negros, y es darle un mensaje a Colombia: que un negro de las barriadas del Pacífico tiene la capacidad para dirigir los destinos del país.

Y precisamente arrancamos con la campaña en un periodo corto, desde el 29 de septiembre  de 2017,  cuando en el congreso del partido Liberal  se presentó la precandidatura de este servidor. Allí lógicamente teníamos un mes y medio para lograr posicionar esta candidatura, y sin embargo logramos avanzar bien. El mensaje se entregó al pueblo colombiano.

Pero hubo dos temas muy importantes que nos pusieron a  reflexionar y uno fue  que  el gobierno y la Registraduría determinaron que únicamente en la consulta del partido votaban en cabeceras de los municipios, no en la zona rural, y eso fue un golpe tenaz para nosotros. Lo segundo fue  toda la corriente negativa que se formó en torno a la consulta y  los costos de la misma. Lo que decidimos en su momento fue dejar la propuesta allí en su nivel, que claro está, debe continuar para que mañana  ya sea Edinson Delgado u otro hombre de la etnia negra pueda llegar a la Presidencia.

¿En estos dos periodos que lleva como senador, qué ha hecho por el Pacífico?

Mucho. Me la he jugado por dejar el nombre del Pacífico en alto. Colombia ha sentido que hay un hijo del Pacífico con toda la energía, inteligencia, capacidad de representarnos. Ese es un legado muy importante que debemos tener en cuenta. Hoy se respeta a la gente del Pacífico por esa representación con dignidad que le hemos hecho. En otros temas concretos, hay  muchas leyes que   hemos promovido.

En el caso de Buenaventura, por ejemplo, está la Ley de Estampillas pro-universidad del Pacífico. Es una ley muy importante que le sirve a la universidad. A diez años debe darle unos $300 mil millones.

También está la Ley de Regalías Específicas y esto al  Pacífico le ha representado grandes recursos. Hay muchas obras que hoy se están realizando con esos  dineros. En Buenaventura está el malecón, el bulevar, la Institución educativa Icoterpo, las obras de acueducto en Ladrilleros, en Juanchaco, pavimentaciones, polideportivos, tantas cosas  que se han realizado con esos recursos.

Hemos trabajado también en otros  proyectos que son muy importantes para Buenaventura y en general para el país, por ejemplo el de Familias en Acción. Mucha gente se está beneficiando.  La ampliación de la licencia de maternidad también fue un proyecto muy importante, el de pensión familiar, entonces es una serie  de proyectos que le sirven al país  y que  le están sirviendo a Buenaventura.

¿Cuál es el número que le identifica en el tarjetón para las próximas elecciones al senado y cuál es el  mensaje final?

Me correspondió el mismo número de la elección  pasada: L 8.  Y hoy le hago una invitación  a todo el Pacífico, a todo el pueblo de Buenaventura, para que me acompañe. Es el momento de decirle a Colombia que nos  merecemos seguir teniendo una excelente representación en el Congreso de la República, queremos gente que realmente   esté comprometida con sinceridad con  el pueblo como lo demostré en mi caso con los chocoanos. Me la jugué con Belén de Bajirá. Dos congresistas, dos senadores de este país, nos la jugamos por ello: el senador Luis Evelis Andrade y Edinson Delgado. Esto  el pueblo del Pacífico debe valorarlo.

“No damos abasto para atender todas las reclamaciones laborales”

Helmer Atehortúa, Inspector del Ministerio del Trabajo en Buenaventura, dice que se han incrementado las reclamaciones debido a despidos de mujeres embarazadas y personas en condición de discapacidad.

Helmer Atehortúa, Inspector del Ministerio del Trabajo en Buenaventura, luce preocupado. Por un lado, asegura, en su despacho no dan abasto para atender todas las reclamaciones laborales que están llegando, y por ello  se tomarán medidas como la creación de una Dirección Especial dedicada a estos asuntos.

Pero además, dijo que es urgente que en la ciudad se recupere el comercio para dinamizar la economía.

¿Cómo han transcurrido los procesos laborales aquí en Buenaventura?

En cuanto a las reclamaciones,  en  este despacho se han incrementado mucho. Me refiero a tutelas por despidos de trabajadoras embarazadas, o discapacitados, enfermos o con debilidad manifiesta.

A pesar de que somos tres inspectores, no damos abasto para atender todas las reclamaciones que están surgiendo. Afortunadamente la comunidad se ha dado cuenta de ello  y han pedido a través del Comité del Paro Cívico que se establezca para Buenaventura una Dirección Especial, donde habría un director especial, funcionarios universitarios, funcionarios especializados, inspectores y demás personal para cumplir con lo cometido.

¿No han pensado en descentralizar la oficina?

La situación es la siguiente: en Colombia hay dos direcciones especiales que están en Barrancabermeja y la zona de Urabá. La comunidad de Buenaventura ya se dio cuenta de que necesita una Dirección Especial, pero para que llegue esta, es indispensable un proyecto de ley aprobado por el Congreso, a fin de que se pueda establecer una tercera Dirección Especial para Buenaventura por el hecho de ser distrito y porque las necesidades aumentaron en la ciudad.

A manera de ejemplo: en este mes llevo solo 25 visitas de inspección, 6 de carácter general con énfasis en alto riesgo para el sector transporte,  y 19 visitas preventivas, fuera de las investigaciones que se están fallando, fuera de las consultas.

¿Cuáles son las instituciones o empresas  a las que están vinculados los trabajadores que con mayor frecuencia acuden acá?

En este momento se dispararon en Buenaventura los accidentes mortales dentro del sector portuario. También acuden mucho las  convenciones colectivas, por las negociaciones con entidades públicas como la Universidad del Pacífico, el Hospital, la Alcaldía y demás. Y hay consultas por parte de la Asociación de los Trabajadores Sindicalizados, así como las reclamaciones en el sector comercio, sobre todo en el tema de  la estabilidad laboral.

¿Hay más trabajos en la modalidad de prestación de servicios o empleos formales por medio de empresas intermediarias, las famosas cooperativas?

Se ha logrado mucho en esa materia, inclusive hemos desaparecido cooperativas, empresas de maletín. Sin embargo  no se ha dado ese acuerdo entre el sector trabajador y empleador para ponerle fin a ese espacio en el sector portuario, ya solo hay dos empresas que están prestando el servicio allá en la Sociedad Portuaria pero antes eran infinidades de empresas que hacían intermediación.  Pero no solo se ve allí, también  se ven en clínicas y otras empresas. Lo que necesitamos es terminar de cubrir un espacio económico de la ciudad como lo es el sector portuario,  para continuar con otros sectores que los hemos descuidado,  no por falta de voluntad, sino por falta de funcionarios acá.

¿En cuánto está calculado el índice de desempleo en Buenaventura?

Los índices son elevados, superan el 60%. Es increíble que una empresa que tenía 12 y más trabajadores ya solo tiene unos 3 ó 4,  y eso se refleja en el comercio.

¿En la creación de las nuevas empresas en el sector de la vía alterna – interna se han generado nuevos empleos?

Sí, y en el sector de Aguadulce. Hay unas empresas que están generando mucho empleo, así como el sector de la construcción, pero hay otros sectores de la ciudad, como por ejemplo los de intermediación aduanera y el comercio, donde no veo que están jalonando eso. De pronto estén contratando, pero  por temporadas. Yo no sé qué se va a hacer para recuperar el sector comercio, pero es clave para la ciudad.

“El Fondo Autónomo ya es una realidad para Buenaventura”

El bonaverense Hernán Sinisterra, de la Cámara de Representantes, cuenta su gestión para garantizar ante el Gobierno Nacional este Fondo con un presupuesto de $10 billones a diez años, logrado tras el pasado paro cívico. También se refirió a la polémica del momento: las curules de paz.

Por Jesús Agualimpia – Director de Pacífico Siglo XXI

Después de varios días de estudio, el Congreso de la República aprobó el proyecto de ley que presentó el Gobierno Nacional para la creación del Fondo Autónomo Patrimonial de Buenaventura.

Este Fondo hace parte del compromiso que adquirió el presidente Juan Manuel Santos con los promotores del paro cívico que se realizó por varias semanas en el Distrito,  en protesta por los constantes incumplimientos del Estado para el desarrollo de Buenaventura.

En teoría, gracias a este Fondo, la ciudad tendrá los recursos  para sacar adelante una serie de proyectos sociales, especialmente con el tema del suministro de agua, salud, educación y deportes.

Uno de los líderes  de la región que vigilaron que esto finalmente se aprobara fue el bonaverense Hernán Sinisterra, de la Cámara de Representantes, y Pacífico Siglo XXI habló con él al respecto.

¿Qué ha pasado con el Fondo Autónomo que ya está aprobado?

El proyecto se presentó con mensaje de urgencia en la comisión  tercera de la  Cámara. De allí pasó a la plenaria del Senado. En este caso el resultado producto de la gestión que hice fue que efectivamente el Fondo se aprobó.

Hay que resaltar que los empresarios de Buenaventura solicitaron modificar el artículo 5, para que los recursos del Fondo se puedan invertir para ampliación de redes eléctricas. Esto porque supuestamente la proyección para Buenaventura en el 2025 es que la infraestructura eléctrica actual ya no será suficiente para todo el desarrollo que se visualiza, de allí  que los empresarios de Buenaventura solicitaron que se incorporara la posibilidad de invertir en nuevas redes con los recursos del Fondo.

El Gobierno Nacional no avaló esa propuesta, sin embargo  nosotros la aprobamos en Cámara. Hay que conformar unos conciliadores.  En este caso yo soy el conciliador por la Cámara y Alexander López, por el Senado.

¿Cuál es la realidad de lo que trata este Fondo?

Este Fondo fue producto de los acuerdos entre el Gobierno Nacional  y la sociedad civil de  Buenaventura, producto del paro cívico efectuado el pasado  mes  de mayo. El Fondo consiste en una herramienta para asegurar las inversiones que requiere Buenaventura a largo plazo, teniendo en cuenta que el actual Gobierno está terminando su gestión. El Fondo es una fuente de financiación de las obras que necesita la ciudad para la próxima década, con posibilidad de una prórroga por 5 años más. Ningún Presidente o Gobierno podrá tumbar este Fondo. Está blindado.

Entre las propuestas que hemos hecho para financiar dicho Fondo es que a Buenaventura le transfieran el 30% de lo que paga la Sociedad Portuaria por concepto de arrendamiento. Esos serían unos recursos importantes y permanentes. Estamos luchando para garantizar el presupuesto del Fondo, que se ha redondeado en $10  billones a diez años, que es lo  que vale construir estas obras que se pactaron en el  paro cívico. Para 2018 el Fondo debe tener 1.5 billones.

¿Los dineros que van destinados para este Fondo no tienen  nada que ver con el presupuesto del Distrito?

Absolutamente nada que ver.

¿Quién manejará esos recursos del Fondo?

Allí hay una junta directiva, habrá 7 funcionarios del Gobierno Nacional, cinco del  Comité del Paro Cívico, la Gobernación y el Alcalde. Son más o menos 14 personas.

Cambiando de tema,  ¿cuál fue el problema con las curules de paz para las víctimas?

Eso fue porque hubo una declaración de uno de los comandantes de la guerrilla  de las Farc, quien dijo que ellos iban hacer campaña por esas 16 curules. Entonces automáticamente generó una desconfianza en el Congreso. La discusión es cómo blindar esos espacios para que verdaderamente sean para las víctimas, no para las Farc.

¿Y se hundió la reforma política?

Sí, porque como se presentó no era lo mejor para el país.

Navidad en Buenaventura: el tiempo de la familia

Para los bonaverenses la Navidad es justamente la época en que bajamos la marcha del agite cotidiano y nos recogemos en familia, con los vecinos y amigos, para estrechar lazos. Algunos hacen una invitación: que en este 2017 se retomen las costumbres perdidas de esta bella celebración.

La Navidad para los bonaverenses representa sobre todo el tiempo de la familia y de los amigos.

Así lo deja entrever este sondeo de Pacífico Siglo XXI. En la opinión de los ciudadanos es una época del año en la que la prioridad es compartir con los seres que más amamos. “Somos coleccionistas de buenos recuerdos”.

Eso sí, varios de los consultados hicieron un llamado para que en Buenaventura y en el Pacífico en general se comiencen  a recuperar las tradiciones navideñas de antaño, “que han sido desplazadas por el alboroto”: los juegos, la música, las recetas de la región.

En ese sentido, igualmente invitaron a bajarle el volumen a las fiestas, una manera de respetar el espacio del otro. Finalmente, la Navidad se festeja en armonía comunitaria.

También hicieron un llamado para que en este fin de año se reflexione sobre los aportes que hemos hecho como ciudadanos a Buenaventura, y demos lo mejor de nosotros para en 2018 hacer del Distrito la ciudad que todos soñamos.

A la pregunta: ¿Qué significa para usted  celebrar la Navidad en Buenaventura y el Pacífico?, esto nos contaron.

  • Wellington Torres – Trabajador independienteEs un momento de reconciliación entre familia, amigos lejanos y cercanos.
  • Yolanda Torres Rentería – Operadora turísticaNavidad es unión familiar, las casas y calles iluminadas, algo muy bonito.
  • Angie Karina Pineda – EstudianteUna época donde  la  familia se reúne para compartir, disfrutar y hacer recordación de muchas cosas.
  • Romelio Riascos Rentería – Dirigente socialSignificaba hermandad, amor, paz, alegría, respeto, mucha cultura, todo eso se ha perdido pero hay que recuperarlo.
  • Elvis Leidy Portocarrero Angulo – Docente

    Algo grato, maravilloso, porque es una  fecha especial donde podemos reunirnos, compartir y encontrarnos con muchos que han estado lejanos.

  • Segundo Aguirre – Empleado

    Estar en familia en armonía, sin violencia, y pasarla bien.

  • Manuel Barrantes – Periodista

    En un tiempo significó algo muy hermoso, pero todo fue cambiando y ya muchas de nuestras tradiciones navideñas en el Pacífico desaparecieron.

  • Arnold Aguiño Ramos – Capitán de embarcación

    Pasarla en armonía con toda nuestra familia y mostrar nuestra cultura a los demás países.

  • Alda Grueso Casterblanco – Contadora

    Tengo una sugerencia: que en esta Navidad le bajemos al volumen y seamos buenos vecinos.

  • Isabela Preciado – Independiente

    Es una experiencia muy agradable, pero se ve opacada porque  hay personas que no respetan los espacios de las otras, ya no hay lugares privados.

  • Edinson  Jiménez – Funcionario Público

    Significa diversión, distracción, el disfrute con los amigos y  la familia.

  • Luis Morales – Comerciante

    Me recuerda mis mejores tiempos, los mejores momentos de mi vida.

  • Eugenio Angulo Álvarez – Comerciante

    La disfruté  en la época donde había paz, alegría, era algo significativo, todo giraba en torno a la familia y la amistad. Hoy ha cambiado mucho, ojalá se entienda  que Navidad es alegría.

  • Lorenza Aguiño  Ramos – Agente de transporte

    Momentos inolvidables  en familia.

  • Elkin Fernando Hinestroza Venté – Tecnólogo Ambiental

    Compartir con las personas que me vieron crecer. Es uno de los mejores meses del año porque hay unión familiar.

  • Efraín Sinisterra – Líder comuna

    Significa una expresión de alegría para el pueblo, porque lo celebramos con un arraigo cultural.

  • César Augusto Riascos Rodríguez – Edil

    Es estar en familia, amigos y vecinos de manera sana y armónicamente, como lo enseñaron nuestros ancestros.

  • Marcela Preciado – Estudiante de Administración de Empresas

    Experiencia nueva, innovadora, me molesta un poco los ruidos con los equipos de sonido que a veces no dejan pensar, pero  es una época  muy bonita.

  • Elson Alegría Rentería – Funcionario Alcaldía

    Es recordar momentos juveniles,  estar  con los amigos, la familia y poner en práctica nuestras costumbres y cultura.

  • Mabel Solanyi Potes Caicedo – Licenciada

    Se han perdido muchas costumbres; se han desplazado por el alboroto y la desunión.

“Mi compromiso como mujer del Pacífico es aportar al desarrollo de las comunidades”

La concejal Ligia del Carmen Córdoba recorrió este mes el Bajo Calima y Cisneros para verificar el cumplimiento de los anuncios de la Alcaldía en estas zonas y ejercer el control político. Además, entregó ayudas a los adultos mayores. “Escuchar a la gente es una obligación de todo funcionario público”.

Por Jesús Agualimia – Director de Pacífico Siglo XXI

La concejal Ligia del Carmen Córdoba viene recorriendo la zona rural de Buenaventura para conocer de primera mano las necesidades de la gente, y también hacerle seguimiento al cumplimiento de los compromisos asumidos por la Alcaldía con las comunidades.

A su regreso a la ciudad, Pacífico Siglo XXI conversó con ella sobre lo que encontró.

¿Qué balance hace de su visita al Bajo Calima y qué se hizo exactamente?

En el Bajo Calima nos reunimos con toda su población para celebrar con los 175 adultos mayores de esa comunidad. Las familias acompañaron a sus abuelitos  y compartimos un gran día. Además teníamos un objetivo mucho más ambicioso: entregarles a los adultos mayores una estrategia de alimentación balanceada y orientarlos para aplicarla. Que tuvieran la posibilidad de tener un mercado con alimentación saludable que garantice su bienestar.

¿De quién fue esa iniciativa?

Fue una iniciativa mía que viene de tiempo atrás,  no solo de mi rol como concejal. Como Coordinadora de Recreación Municipal siempre apoyé a los habitantes de calle, a la niñez, a los adultos mayores, a las comunidades. Y seguimos trabajando por la gente. Soy una convencida del deber que tenemos por trabajar por la gente sin esperar nada a cambio. Es mi compromiso como mujer del Pacífico.

Sabemos por supuesto que esa no es la solución: entregar un regalo no es la solución. O un mercado a un adulto mayor.

Pero mientras no tengamos las posibilidades de  generar estrategias de empleo y productividad para que ellos generen sus posibilidades de ingresos, vamos a seguir tocando puertas  para ayudar a nuestra gente.

El 31 de octubre estaremos de hecho en Pampalinda. En lugar de entregar disfraces a los niños,  vamos a llevar  66 uniformes para seis equipos de fútbol del sector.

¿Cuáles son las necesidades más urgentes del corregimiento de Bajo Calima?

Son muchas pero se han ido resolviendo. La infraestructura educativa no existía y gracias a Dios y al licenciado Eliécer Arboleda ya se entregó una infraestructura que podemos catalogar como una de las mejores en Buenaventura.   Creo que se va a necesitar a muchos alumnos para llenarla. Calima hoy es una de las mejores veredas en infraestructura educativa.

Así mismo, Calima tenía la necesidad de un embarcadero y logramos mejorar el  que ya existía. Aspiramos que el señor Alcalde ayude a esta comunidad,  porque él también se comprometió en varios proyectos  y vamos a estar realizando la gestión para que se concreten. Ahora con el embarcadero  por lo menos no se nos caen los pasajeros al subirse o bajarse de la lancha.

También se habla de un puente vehícular y una cancha…

Con relación al puente vehícular,  hicimos la gestión y ya se están adelantando los estudios para que   Calima mejore el  puente y no ocurran accidentes.  El proyecto está en alrededor de $800 millones. Igualmente se deben pavimentar las calles principales de Calima, el señor Alcalde se comprometió con eso y nosotros como concejales tenemos la obligación de hacer esa gestión y asegurarnos de que esto se realice.

Le estoy  hablando de la carretera principal,  que aún está toda de piedra y a veces, cuando  los vehículos pasan, las piedras saltan al contacto con las llantas  y puede resultar afectada alguna persona.

De otro lado, con relación a la cancha, supimos que el puerto industrial Aguadulce la va a construir. Es parte de la Responsabilidad Social de Aguadulce. Pero hay algo que también nos preocupa mucho: en el centro de salud no hay médico. Eso no puede pasar.

Estamos haciendo toda la gestión necesaria para que los médicos que vienen a hacer su año rural puedan prestar los servicios en Calima. Es prioritario.

¿Por qué no se organiza el sistema de transporte de Calima para que la gente pueda viajar al Chocó o enviar sus encomiendas?

Allí existía este servicio, lastimosamente la persona encargada de ello falleció y no se continuó con eso. Tengo entendido que ya hay un proceso  de una  trasportadora del Pacífico que va arrancar, la persona que está liderando ese proceso estuvo hablando conmigo en el Concejo, me dijo que lo están organizando y no solo para que haya una trasportadora de Calima  a Istmina, Docordó, sino también por mar abierto.

Este mes usted también visitó Cisneros. ¿Qué encontró?

Me reuní con  la comunidad. Recuerdo que cuando fui presidenta del Concejo, hice el  control político allá y quedamos en que  íbamos a hacer gestión para que el señor Alcalde cumpliera el compromiso de mejorar el puente y ya lo hizo.

En la Institución Teófilo Roberto Potes, con relación a unas obras de infraestructura con las que había quejas (decían  que la Alcaldía  no le pagaba al ingeniero y que el ingeniero no ejecutaba el proyecto) entonces nos fuimos, realizamos  el control político, le hicimos seguimiento y ya terminaron ese proyecto.  Ahora estoy muy pendiente de la cancha múltiple y de los otros proyectos pendientes en la zona rural de Buenaventura.

“La ESE la entregué sana, estable y con una favorable posición competitiva”

Franco Romero Rentería, exgerente de la ESE Luis Ablanque de la Plata, asegura que recibió una entidad en quiebra y tras su gestión la entregó estable y considerada en Riesgo Bajo por resolución del Ministerio Salud y las calificadoras de riesgo. “Quienes llevaron a la quiebra a la ESE fueron aquellos que generaron un déficit superior a los $10000 millones en el año 2016”, denuncia.

Por Jesús Agualimia – Director de Pacífico Siglo XXI

Hace dos años Franco Romero Rentería salió de la gerencia de la ESE Luis Ablanque de la Plata en Buenaventura. Durante este tiempo, cuenta, se ha dedicado a gestionar desde lo privado diferentes proyectos a nivel nacional e internacional, “que permitan impactar positivamente a nuestra ciudad en diferentes líneas como la construcción de viviendas nuevas, para comenzar así a disminuir el déficit habitacional que presenta Buenaventura, y que a su vez sean viviendas dignas que proporcionen un gran gusto vivir en ellas”.

Franco también ha realizado alianzas internacionales para asegurarles mejores oportunidades a los deportistas de la ciudad, pero ahora, después de la reapertura del Hospital Distrital y la polémica por lo sucedido en la ESE Luis Ablanque de la Plata por el estado de quiebra en que se encuentra, ha decidido romper su silencio.

Con documentos en mano expedidos por el Ministerio de Salud y calificadoras de riesgo internacionales, dice que durante su gestión la ESE pasó de estar en la quiebra a ser considerada una empresa en Riesgo Bajo, estable y con altos estándares de calidad en los servicios prestados.

“No soy responsable de la quiebra de la ESE Luis Ablanque de la Plata como algunos lo han dicho. Está demostrado con evidencias y soportes a disposición de la comunidad,  que quienes llevaron a la quiebra a la ESE Luis Ablanque de la Plata fueron aquellos que generaron un déficit superior a los $10000 millones en el año 2016 después que les entregué para su administración una empresa estable, con muy buenas instalaciones en cuanto a  equipos médicos, insumos hospitalarios, diez  ambulancias totalmente dotadas, puestos de salud transformados, una lancha ambulancia y trato más humano”, dice enfático.

De todo ello, Franco habló con Pacífico Siglo XXI.

¿Qué hay de cierto que usted llegó a un acuerdo con el Alcalde actual, Eliécer Arboleda, para no demandar por su polémica salida del cargo como gerente de la ESE Luis Ablanque de la Plata y por ello su silencio?

Totalmente falso. Es solo la creación de un rumor para distraer a la comunidad de lo que realmente está ocurriendo. Y no me he quedado en silencio por ello, lo he hecho hasta ahora por respeto a la comunidad y a mí mismo teniendo en cuenta la forma tan grotesca y tan baja que utilizan algunos amigos, asesores o cercanos a la Administración actual para defender lo indefendible, sin importar lo que arrasen a su paso, y el daño a nivel local y nacional que hacen a esta acogedora ciudad que les ha brindado todo, sean o no sus hijos.

Quisiera que usted haga claridad sobre la famosa quiebra de la ESE Distrital. Se dice que usted, como gerente, la dejó en ese estado…

Para toda la comunidad de Buenaventura es claro y existen las evidencias que cuando Franco Romero Rentería llegó al Hospital Luis Ablanque de la Plata como gerente, este se encontraba quebrado, con un déficit de más de $8.500 millones y por ello el Ministerio de Salud lo declaró en Alto Riesgo, tal como lo dice el Ministerio de Salud en su resolución No. 02090 del 29 de mayo de 2014.

Cuando el Ministerio en el año 2015 realiza la medición del riesgo de los hospitales, evaluando la gestión de los gerentes del año 2014, resolución No. 01893 del 29 de mayo de 2015, clasificó a la ESE Luis Ablanque de la Plata en Riesgo Bajo, gracias a la gran labor administrativa que desarrollamos desde la gerencia y con el apoyo de un gran equipo.

Y coherente con mi gestionar público, el 27 de mayo de 2016, año siguiente, el Ministerio emana la resolución No. 02184, donde califica nuevamente el riesgo de la ESE Luis Ablanque como Riesgo Bajo. Esto, insisto,  por dos años consecutivos en los que yo estuve en el cargo y por haber logrado bajar el déficit que tenía el hospital de $8.500 millones a tan solo $3.400 millones.

De tal forma que cuando hago entrega de la gerencia del Hospital a la enfermera Viviana Vanesa Olaya, que el señor Alcalde nombró como gerente, la ESE estaba en Bajo Riesgo como lo verificó el Ministerio en su resolución No. 02184 de mayo de 2016. Y además la calificadora internacional de riesgos, Fitch Ratings, asignó a largo y a corto plazo al Hospital Luis Ablanque de la Plata la calificación B(Col), que significa ‘perspectiva estable’.

Todo esto  indica que dejé para los habitantes de mi ciudad una empresa sana, estable, con una favorable posición competitiva en la prestación de servicios de salud, hasta el punto que las EPS privadas como Coomeva, Cosmitec, contrataron con la ESE Luis Ablanque para que atendiéramos a sus afiliados.

¿Entonces por qué se quebró la ESE?

Está demostrado con evidencias y soportes a disposición de la comunidad, que quienes llevaron a la quiebra a la ESE Hospital Luis Ablanque de la Plata fueron aquellos que generaron un déficit superior a los $10000 millones en el año 2016 después que les entregué para su administración una empresa estable, con muy buenas instalaciones en cuanto a  equipos médicos, insumos hospitalarios, diez  ambulancias totalmente dotadas, puestos de salud transformados, una lancha ambulancia y trato más humano.

¿Por qué algunas personas dicen que usted cerró el Hospital Distrital  y otras  manifiestan que este estaba prestando solo algunos servicios? ¿Cuál es la verdad sobre este asunto?

El Hospital Distrital a mi partida estaba funcionando. Así se lo entregamos a la nueva Administración.

Contaba con servicios de urgencias de primer nivel las  24 horas, de lunes a domingo; contaba con el servicio de observación, odontología, servicio de traslado de pacientes y servicios de segundo nivel como oftalmología, dermatología, medicina interna, psiquiatría, nutrición, ginecología, cirugía, ortopedia, urología, terapia respiratoria y pediatría.

Tenía además un moderno laboratorio donde se realizaban exámenes de primer y segundo nivel, con el más completo y experimentado servicio de Rayos X digitalizado,  con el cual se toman rayos X convencional de baja y mediana complejidad, y  también ofrecíamos servicios de ecografías obstétricas, con consultorios modernos, climatizados y con equipos de vanguardia y un excelente equipo (médicos, bacteriólogos, odontólogos, enfermeras profesionales y auxiliares de enfermería), con un exitoso curso profiláctico que era ejemplo para todo el país (nos pedían contar la experiencia en diferentes ciudades) y que generaba seguridad para nuestras gestantes y sus bebés próximos a nacer.

El Hospital contaba también  con áreas remodeladas faltando muy poco para que se dieran al servicio, con las áreas de hospitalización, quirófanos, salas de parto, trabajo de parto y postparto.

¿Qué pasó con los arreglos y todo el equipamiento que tenía el Hospital durante su gestión, dónde fue a parar esto?

Es una interesante pregunta para ser contestada por las personas que recibieron un lindo Hospital que estaba funcionando, que era estable, que venía ganándose la confianza de sus usuarios y de las EPS, pero que de la noche a la mañana, en menos de 9 meses, llegó nuevamente a Alto Riesgo, calificada así por el Ministerio de Salud en su resolución No.01755 del 26 de mayo de 2017, terminando con una gran empresa que con esfuerzo de muchos y dedicación estábamos transformando para el bien de nuestra comunidad.

Háganos un paneo  de cómo dejó el hospital en cada una de sus áreas, teniendo en cuenta el personal que trabajaba como médicos y especialistas.

En la ESE se contaba con los siguientes servicios para nuestra comunidad:

Servicio de Urgencias

En la sede principal Hospital Luis Ablanque de la Plata se encontraba habilitado el servicio de urgencias las 24 horas, de lunes a domingo, con talento humano comprometido e idóneo (médicos, enfermera profesional y auxiliar de enfermería), servicio de observación, hospitalización, atención al parto y el servicio de traslado de pacientes.

Consulta médica  general

Teníamos este servicio en el Hospital Luis Ablanque, en el centro de salud La Independencia, centro de salud Matías Mulumba, puesto de  salud la Playita, puesto de salud Cisneros, puesto de salud Colón, puesto de salud Juanchaco y puesto de salud La Bocana. Allí atendían la consulta médica general en el  horario de lunes a viernes de 7:00 a.m. – 6:00 p.m;  sábados de 7:00 a.m. – a 12:00 p.m.

Consulta médica especializada

En el Hospital Distrital se ofrecían atención en oftalmología, dermatología, medicina interna, psiquiatría, nutrición,  ginecología, cirugía, ortopedia, urología, terapia respiratoria y pediatría. Todas estas especialidades eran atendidas por profesionales altamente calificados.

Consulta  odontológica general 

En el Hospital Luís Ablanque de la Plata, centro de  salud La Independencia, centro de salud Matías Mulumba, puesto de salud Playita, puesto de salud Cisneros, puesto de salud La Bocana, se atendía la consulta odontológica general, operatoria, cirugía oral,  periodoncias, endodoncia y urgencias, con horario de atención de lunes a viernes de 7:00 a.m. a 6:00 p.m. y sábados de 7: 00 a.m. – 12:00 p.m. También se realizaban programas preventivos en salud oral en el puesto de salud modelo, puesto de salud Colón y puesto de salud La Independencia.

Pruebas diagnosticas

La ESE contaba con un  laboratorio con la tecnología necesaria para la toma y el análisis de muestras, laboratorio clínico, tomas de muestras y citología de cuello uterino.

Imagenología

La ESE contaba con el más completo y experimentado servicio de Rayos X digitalizado,  con el cual se toman rayos X convencional de baja y mediana complejidad y servicio de ecografías obstétricas.

Hospitalización

La Empresa Social del Estado, en la sede del Hospital Luis Ablanque, contaba con 30 camas para hospitalización adulta y pediátrica.

¿Cómo dejó usted como gerente los centros y puestos de salud en el área urbana y rural,  tanto los que estaban construidos  como  los que estaban por construir?

Los puestos de salud tanto urbanos como rurales se encontraban funcionando, brindándole atención a nuestra comunidad. Logramos mediante convenios incorporar más puestos de salud a la Red del Hospital entre ellos el de Triana, Córdoba y Zacarías río Dagua. Los puestos de salud de Juan XXIII, El Colón, El Triunfo, prácticamente no tenían una locación física adecuada para atender a la comunidad y el de La  Independencia  se inundaba cuando llovía. Esto nos llevó a la tarea de conseguir recursos para que pudiesen ser terminados en condiciones y entregar a las comunidades de esos sectores centros de atención en salud dignos. Fue así como logramos que el Banco de Occidente, avalados por el Ministerio de Hacienda, nos otorgara un crédito por $2.000 millones para la construcción de los puestos de salud de El Triunfo, El Colón y Juan XXIII, al igual que las reparaciones del puesto de salud de La Independencia, La Bocana, San Cipriano y Juanchaco.

Estas obras quedaron contratadas y ejecutándose la construcción, con su financiación asegurada en una cuenta con destinación específica en el Banco de Occidente. Asombrosamente hoy, dos años después de la iniciación de las obras, las comunidades de esos sectores no cuentan con sus puestos de salud para ser atendidos y los recursos no sabemos por qué no fueron invertidos.

Pasando a otro tema, ¿cómo la ha pasado usted y su familia ante esta situación y su salida de la ESE, cómo manejó ello en medio de estas circunstancias? ¿Cómo se siente, además?

Me siento excelente, rejuvenecido, con buena salud, amado, disfrutando de una hermosa familia que me llena de placer y orgullo todos los días, rodeado de esos jóvenes que se están esforzando día a día para formarse y retribuir a su ciudad con todo ese conocimiento adquirido.

Mi familia, mis hijos, mis sobrinos y mis amigos estuvieron siempre firmes a mi lado con la convicción de la clase de ser humano que hay en mí, producto de los sabios consejos de mi madre, que me permiten formarme paso a paso y desde abajo con el firme propósito de servir, siendo esa mi mayor recompensa.

¿Qué sigue para Franco Romero Rentería?

Seguir trabajando a diario, duro y con arrojo para que algún día podamos entregar una mejor ciudad a todos los que en este Buenaventura habitamos y soñamos, o por lo menos estaremos contentos de haberlo intentado.

¿No ha pensado en la posibilidad de aspirar o buscar algún cargo de elección popular llámese Senado, Cámara,  Asamblea o Alcaldía?

El Día del Padre de este año, cuando en un almuerzo me agasajaban mis hijos, me recordaron que el conocimiento que se adquiere y no se usa no sirve para nada, que siempre se debe poner al servicio de la gente.

Creo firmemente que hoy, después de haber venido trabajando en el sector privado y pasado por importantes cargos del sector público por muchos años, incluyendo el segundo cargo más importante de la ciudad, como fue la Gerencia del Hospital Luis Ablanque de la Plata con resultados  positivos, reflejados en sendas resoluciones del Ministerio de Salud arriba mencionadas, con el placer del deber cumplido, solo espero seguir sirviendo a esta ciudad que tanto amo.

A propósito: ¿qué mensaje le envía a sus detractores, a los inconformes y  a todos aquellos que alguna vez estuvieron de su lado y hoy están en otra orilla?

La palabra ‘rencor’ no existe en mi corazón,  eso no fue lo que aprendí en mi casa, allí me enseñaron la humildad, el amor, el respeto, el perdón. Yo nací para servir y viviré haciéndolo.

Para mis detractores, pido bendiciones en mis oraciones porque ellos me ayudan a crecer. A los inconformes, que trataré de entenderlos porque eso significa una oportunidad de mejora en mi vida, porque de ellos puedo aprender. Y a los que me abandonaron por alguna razón, les agradezco porque me permiten recibir más bendición y que aún ellos pueden contar conmigo.

¿Cómo ve a Buenaventura hoy, por cierto?

Hoy se han hecho más profundas las necesidades de Buenaventura en salud, empleo, educación, recreación y deporte, saneamiento básico, acueducto, entre otras, sin encontrar un timonel que enrumbe el barco.

De acuerdo al enfoque de la administración publica, el principal dinamizador de la economía debe ser el Estado, sin embargo eso no se cumple en Buenaventura, donde los recursos públicos no se invierten en obras o programas sociales que permitan que los dineros fluyan en la ciudad generando bienestar, si no, que se concentran en pocas manos.

Buenaventura hoy ya no necesita un Alcalde; requiere de un gerente, de un verdadero Administrador que conozca cómo funciona el Estado colombiano, bien formado y que esté decidido a reclamarle al Gobierno central a través de las herramientas que él mismo nos ha entregado, que cumpla con la deuda histórica que se tiene con esta ciudad, que planifique y ejecute todas las acciones pertinentes para poder responder a las necesidades del pueblo.

 

En enero de 2019 entregaremos el Bartolomé de las Casas

Andrés Ramírez, gerente de la Fundación Sociedad Portuaria, explica que la apuesta de la entidad es la educación de calidad en el Distrito y por ello ha destinado los esfuerzos a la reconstrucción del colegio, que tendrá 5900 metros cuadrados, beneficiará a más de 400 estudiantes y será epicentro de programas de desarrollo para las comunidades vecinas.

Por Jesús Agualimpia

Director de Pacífico Siglo XXI

Andrés Ramírez, el gerente de la Fundación Sociedad Portuaria de Buenaventura, es un vallecaucano nacido en Cali, “feliz habitante del Distrito”, que ya tiene raíces en la ciudad y que, dice, trabaja fuertemente para ganarse la adopción.

Profesional en las ciencias administrativas a nivel pregrado y en postgrado, estudiante y docente universitario, deportista y aventurero, amante de la cultura popular, actualmente realiza dos maestrías, una en administración en la Universidad del Valle y la otra en gobierno en la Universidad Icesi.

“Afortunadamente siempre he estado al servicio del sector social como líder estudiantil, emprendedor, sirviendo en organizaciones de base comunitaria y en fundaciones empresariales como la Fundación Terpel, Fundación Alvaralice y recientemente como Director del Tecnocentro Cultural Somos Pacífico en el barrio Potrero Grande en el oriente de Cali”, cuenta.

Pacífico Siglo XXI conversó con él para conocer un poco de su vida pero sobre todo, del trabajo de la Fundación Sociedad Porturaria por Buenaventura.

¿Qué fue lo que más le llamó la atención al llegar a Buenaventura?

De Buenaventura la cultura, su gente, su exótica naturaleza. Como mestizo, en la etnia afrodescendiente, en la cultura afro y en la cultura del Pacífico, encuentro identidad y raíces que los mestizos tenemos difusas, me encantan las relaciones de familias ampliadas del Pacífico, los primos hermanos, las tradiciones, el currulao, la verbena de la Playita, su oralidad, la alegría; me encanta de Buenaventura su dignidad, identidad, el pueblo valiente, la exuberante riqueza natural, soy amante de sus ambientes naturales, sus ríos, el mar; disfruto los fines de semana en Aguaclara, San Marcos, Sabaletas, San Cipriano, las playas, me falta todavía recorrer muchos lugares, conocer todos los ríos principales así como tuve la grata experiencia de vivir un Manacillo en Juntas de Yurumanguí.

Amo también la gastronomía, el tapao, el tollo ahumado, la papa china, comprar pescado fresco en El Piñal y Pueblo Nuevo, tomar un buen curao de Lucía Solís, pasar un atardecer frente a la Bahía de la Cruz, ver a la gente jugando bajo la lluvia.

La Sociedad Portuaria de Buenaventura y su Fundación siempre han estado al lado del desarrollo social y económico de la ciudad, y lo sigue estando.

Pero su gran pasión es el trabajo social que logra hacer desde la Fundación Sociedad Portuaria. Hablemos del colegio Bartolomé de las Casas, la apuesta de la Fundación por la educación en Buenaventura.

La Sociedad Portuaria como líder del sector, como terminal portuario número uno de Colombia, tiene claro que en su ejercicio de responsabilidad social también debe realizar una gestión social sobresaliente, por eso las obras que realicemos desde la Fundación deben ser de alto impacto, calidad y pertinencia. De esta manera emprendimos hace dos años un proceso de transformación del colegio, tanto en materia de modelo educativo, así como en la planeación de la nueva sede.

¿Cuándo inicia el proyecto?

Inicia con la decidida voluntad y compromiso social de los accionistas y directivos de la Sociedad Portuaria de Buenaventura y su Fundación para realizar una inversión pertinente y de alto impacto en materia de educación para la ciudad.

La obra estará ubicada en el lote tradicional del colegio Bartolomé de las Casas que está al lado de Vista Hermosa. En este lote sembraremos una infraestructura de la más alta calidad, planteamos construir 5.900 metros cuadrados para beneficiar a 415 estudiantes de manera directa, así como las comunidades vecinas que se beneficiarán de los programas de desarrollo comunitario de la institución educativa.

¿En este momento en qué etapa va el proyecto?

El proyecto está cerrando la etapa de diseños y está previsto el inicio de la obra en el presente año, durante todo el 2018 estará en desarrollo la construcción y dotación para que en enero del 2019 le entreguemos a Buenaventura este generoso aporte de los accionistas de la Sociedad Portuaria de Buenaventura.

¿Cuál es el modelo pedagógico de la institución?

Lo estamos implementando con una alianza estratégica con la Fundación Fe y Alegría, quien hace parte de un movimiento internacional que tiene experiencia en diferentes regiones de Colombia, utilizando una pedagogía de educación popular, metodología que, por supuesto, está siendo adaptada al contexto de Buenaventura, a su identidad, hábitos, costumbres y potencialidades de la región, todo esto con una perspectiva internacional y de innovación.

Este colegio, basado en las experiencias de la Fundación Fe y Alegría y la Fundación Sociedad Portuaria de Buenaventura, busca innovar de manera controlada porque creemos que no podremos obtener resultados diferentes si seguimos haciendo lo mismo, por eso seremos pioneros en implementar la jornada única, en donde el estudiante estará mañana y tarde en la escuela. Por eso brindaremos un entorno acogedor que propicie el aprendizaje experiencial y una formación integral.

La nueva sede será un ambiente de educación en donde todos los espacios representarán escenarios de aprendizaje y sana convivencia, con la meta de formar estudiantes que tengan competencias en liderazgo, en el desarrollo social, que tengan la capacidad de formular proyectos, de resolver problemas, de convivir pacíficamente.

¿Cómo son los espacios?

Es una obra que está planteada para ser sostenible, tendrá tratamiento de aguas residuales, aguas lluvias para ser potabilizadas. Además se plantea un proyecto de paneles solares para producir energía de manera limpia, el objetivo es que sea un edificio sostenible, verde, con las puertas abiertas a los vecinos y en armonía con el entorno.

¿Que tendrá en su interior?

En su interior tendrá espacios y dotación de calidad que estará al nivel incluso de las mejores universidades de la región, como es el caso de los laboratorios para la ciencia, tecnología e innovación. Tendremos zonas para transición, primaria y bachillerato.

En las aulas radicará la principal innovación, ya que serán ambientes de aprendizaje en los que se podrán integrar dos y hasta tres grupos, ya que el espacio será flexible, por lo que se podrá ampliar y dividir conforme a las necesidades pedagógicas y curriculares.

En estas aulas los estudiantes no se sentarán en filas observando al docente como un transmisor de conocimiento, en estas aulas se ubicarán por equipos en mesas de trabajo que tendrán herramientas de todo tipo y en donde el docente será un facilitador del aprendizaje.

Le voy a contar los beneficios de este colegio para los vecinos, porque también será un espacio para el desarrollo comunitario y aprovechamiento de la ciudad, ya que tendremos un auditorio con capacidad de 250 personas, biblioteca comunitaria, talleres de artes y ciencias que también serán aprovechados por la comunidad, al igual que escenarios deportivos, por lo que digo con toda certeza que esta será una institución estrechamente relacionada con la comunidad.

Vamos a ofrecer dos laboratorios para ciencia, tecnología e innovación, un Fab Lab y un Media Lab, uno con tecnología para fabricar y elaborar y el otro con tecnología para diseñar, en uno se diseña, en el otro se fabrica. Allí los jóvenes van a estar desarrollando proyectos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Además de eso, se tendrán espacios para las artes escénicas y plásticas en donde los estudiantes y la comunidad podrán explorar danzas, música, teatro, pintura, entre otras.

¿Cuál es la apuesta de la Fundación Sociedad Portuaria con el colegio?

La Fundación en esta nueva etapa está buscando sintonizarse cada día más con su identidad cultural y las comunidades. Es así como en los espacios de formación tendremos una sala para artes escénicas con pisos de madera, espejos, para que los jóvenes aprendan danza, primero las tradicionales porque nos interesa que los jóvenes estén arraigados a sus tradiciones, pero también otro tipo de músicas del mundo ya que es necesaria una perspectiva internacional con arraigo local, por lo tanto, habrá formación en música, danza y artes plásticas.
También se contará con los laboratorios de ciencias naturales para física y química que van a estar integradas con los proyectos de aula.
Además tendremos espacios para liderazgo, destinado para el desarrollo de proyectos de las organizaciones estudiantiles, nos interesa propiciar que los jóvenes se reúnan alrededor de temas que sean de su interés particular para el beneficio colectivo.
Este edificio será sin duda la primera mejor impresión de Buenaventura, cualquier visitante que llegue a la ciudad, lo primero que se va a encontrar es una infraestructura de la más alta calidad como se lo merece la comunidad de Buenaventura. Pero ese caparazón necesita un corazón muy bien sustentado, que es el modelo educativo, del cual no tenemos dudas que la alianza con Fe y Alegría nos hace fuertes.

¿Y los espacios de recreación?

En estos espacios vamos a contar con dos canchas como escenarios deportivos, una cubierta y otra descubierta con gradería. Nos interesa la formación integral, por eso tendremos espacios para el deporte, la recreación, artes, lectura, pero sobre todo para la adopción de hábitos saludables.
Como los estudiantes van a estar en jornada continua, tenemos que atender las necesidades fisiológicas y posiblemente seremos el primer colegio que atienda la jornada única en Buenaventura, por lo tanto tendremos espacios de reposo activo y cafeterías saludables.

Para terminar, ¿cuál es el mensaje que usted le da a los bonaverenses, ya que muchos de ellos han considerado que la Fundación Sociedad Portuaria no está haciendo mucho por Buenaventura?

El mensaje es que la Sociedad Portuaria de Buenaventura como líder en el sector portuario tiene una apuesta indeclinable, y es que a través de su Fundación debe asumir un liderazgo y gestión sobresaliente en el sector social que debe notarse en términos de impacto, calidad y pertinencia para facilitar el desarrollo social y humano en Buenaventura.

La Sociedad Portuaria de Buenaventura y su Fundación siempre han estado al lado del desarrollo social y económico de la ciudad, y lo sigue estando.

La Fundación asume con respeto y humildad el mandato de la comunidad de Buenaventura que salió a marchar masivamente durante el paro y que nos está diciendo a las entidades públicas y privadas que lo que estamos haciendo no es suficiente para la magnitud del reto.

Lo asumimos con entusiasmo, convicción y determinación para esforzarnos y hacer más y mejor lo que hayamos hecho.
Tenemos obras importantes, se está haciendo una inversión cuantiosa, generosa, voluntaria de la Sociedad Portuaria y la estamos invirtiendo de manera juiciosa y responsable, sobre todo, técnica, con sentimiento y mucho cariño. Puedo garantizarles que se está ejecutando con amor y técnica esa inversión social de la SPB.